8 feb. 2017

Trump se inspira en un muro de otro tipo

Trump se inspira en un muro de otro tipo
A diario, más de 50 mil palestinos cruzan legalmente el muro, junto con 60 mil personas que cruzan ilegalmente. 
(Daniel Berehulak para The New York Times)
Tomado de Clarin, POR ISABEL KERSHNER
FEBRERO 8, 2017
JERUSALÉN — El presidente Donald J. Trump ha invocado el “muro” de Israel como un modelo para la barrera que prometió construir en la frontera de Estados Unidos con México. Su muro, dice Trump, mantendrá fuera a los inmigrantes ilegales que llevan drogas y crimen a EE.UU.. “Un muro protege”, dijo Trump a Fox News recientemente. “Todo lo que tienes que hacer es preguntarle a Israel. Tenían un desastre total que cruzaba del otro lado y levantaron un muro. Es un bloqueo del 99.9 por ciento”.
No quedó inmediatamente claro a qué “muro” se refería Trump. Israel levantó cercas a lo largo de sus fronteras con Egipto; su frontera norte con Líbano y todos sus límites con la Franja de Gaza. Pero la barrera israelí más conocida es la construida a lo largo y dentro de Cisjordania.  
Esa barrera fue construida bajo circunstancias muy distintas, y con diferentes objetivos, en comparación al muro de Trump.
Israel empezó a construir este sistema de cercas y muros de hormigón en 2002, en el apogeo del segundo levantamiento palestino, cuando terroristas suicidas se hacían estallar en ciudades israelíes.

Ariel Sharon, el entonces Primer Ministro israelí, era reacio a colocar cualquier señal de referencia que pudiera ser interpretada como una frontera futura entre Israel y los territorios que ganó en la guerra de 1967, pero que son reclamados por los palestinos para un Estado independiente. Tras el particularmente sangriento mes de marzo de 2002, Sharon cedió ante la creciente presión.
Israel hizo grandes esfuerzos para rodear con la barrera los asentamientos y las áreas de Cisjordania que deseaba conservar bajo cualquier acuerdo de paz futuro. La mayor parte de la barrera terminó al este de la línea previa a 1967, dentro de territorio cisjordano, lo que generó críticas internacionales y creó problemas humanitarios para miles de palestinos atrapados entre ésta y el propio  Israel. Algunas áreas resultaron ser tan problemáticas que la barrera nunca fue concluida por completo. En 2004, el Tribunal Internacional de Justicia emitió una opinión consultiva declarando que la construcción israelí de un muro dentro del territorio ocupado era ilegal. 
Desde marzo de 2002 hubo una marcada disminución en el número y la magnitud de ataques terroristas por parte palestinos de Cisjordania en Israel. Autoridades de seguridad apuntan que, sin duda, el muro ayudó, pero que también hay otros factores.
A medida que declinaba la segunda intifada palestina, o levantamiento, alrededor de 2004, Hamas, el grupo miliciano que ahora controla Gaza, ordenó una moratoria a los atentados suicidas. Además, el ejército israelí aún opera del otro lado del muro de Cisjordania, realizando redadas para arrestar a presuntos milicianos.
El muro nunca se levantó con la intención de detener todo el movimiento palestino a Israel. Trabajadores palestinos solicitan permisos y, a diario, más de 50 mil personas cruzan legalmente los retenes que perforan el sinuoso muro de 645 kilómetros.

Sin embargo, el sistema dista mucho de ser hermético. Según la temporada, hasta 60 mil palestinos sin permisos de trabajo se escabullen por el muro para trabajar en las industrias de la construcción, la agricultura o de servicios en Israel. Y de vez en cuando, el sistema es burlado por palestinos que llevan a cabo ataques terroristas.

No hay comentarios.: