21 may. 2017

Contra delitos trasnacionales, una red de inteligencia

evista Proceso # 2116, a 21 de mayo de 2017
Contra delitos trasnacionales, una red de inteligencia/
J. JESÚS ESQUIVEL
Tráfico de estupefacientes, terrorismo, robo de arte… tres delitos que impactan a la mayoría de los países. La próxima semana una cuarentena de naciones se reunirá en Washington, a propuesta mexicana, con la intención de crear una red de intercambio de información entre policías federales y agencias de inteligencia para atender en principio esos rubros criminales. Se trataría, pues, de una plataforma alejada de los laberintos burocráticos y que rindiera frutos casi inmediatos. Al menos esa es la idea.
Washington.- La creciente necesidad de combatir con mayor eficacia y celeridad el narcotráfico, el terrorismo y el robo de bienes valiosos dio pie a una iniciativa mexicana para crear una red de intercambio de información entre agencias de inteligencia y policías federales de más de 40 países.

“El objetivo es generar una red de contactos y coordinación para enfrentar el terrorismo, el narcotráfico y el robo de gran valor (bienes de la nación); sin burocracia, para que sea operativa”, explica vía telefónica a Proceso Nicolás González Perrín, policía federal y presidente de la Agrupación de Agregados Policiales de América Latina en Estados Unidos (Ipala, por su acrónimo en inglés).
La realidad delictiva en el mundo –como muestran los recientes ataques terroristas en Europa y Medio Oriente– y el cada vez más sofisticado y violento trasiego de drogas generado por Colombia y México, provocó el surgimiento de una iniciativa de cooperación policiaca contra los delitos trasnacionales.
Con la participación de cinco agencias federales estadunidenses –DEA, ICE, CBP, ATF y FBI–, los agregados policiales en Washington de todos los países de América Latina y el Caribe, y los de algunos de Europa –España y Francia entre ellos–, el jueves 25 se celebrará un foro, organizado por González Perrín, en la sede del Instituto Cultural de México en Washington.
“Los representantes que asistirán al evento están de acuerdo en que entre los 42 países se tenga una red que necesitan las agencias policiales para darle resultados a la ciudadanía y que no sean aspectos burocráticos los que causen el atraso de casos criminales semanas o hasta meses”, dice González Perrín, agregado de la Policía Federal en la embajada mexicana.
Situaciones de terrorismo internacional y narcotráfico, de acuerdo con expertos, no se han podido prevenir ni resolver por la falta de confianza entre las instituciones policiales de los países afectados.
La red que promueve México quiere establecer un ambiente de confianza entre las instituciones de los países que participarán en el acto, no sólo para establecer un flujo internacional más rápido de intercambio de información sobre casos de terrorismo, narcotráfico y robos de gran valor, sino también para confrontar retos globales en otros ámbitos criminales.
“La misión y reto es que por medio del intercambio de información entre los 42 países, de manera simultánea y en un plazo de entre 25 y 45 minutos, se pueda obtener la información de una persona bajo sospecha”, destaca González Perrín.
Uno de los propósitos del esquema planeado es que los países consultados no se limiten únicamente a identificar al sujeto de búsqueda, sino que colaboren en determinar incluso si el mismo sujeto tiene cuentas pendientes con la ley en otras naciones.
La base de datos con expedientes y casos criminales que se intercambiaría será voluminosa, pero muy fácil de analizar por medio de la red de intercambio de información de las agencias policiales.
El presidente de la Ipala pone un ejemplo:
“Si en España se detiene a un mexicano por haber cometido un delito o ser sospechoso de pertenecer a una agrupación terrorista o del narcotráfico, la policía española puede inmediatamente –usando la red–, consultar con todos los países afiliados a ella los datos del sospechoso. Con esto se puede verificar en cuestión de minutos si el detenido está acusado en México, Argentina o Colombia de delincuencia organizada o narcotráfico”, acota González Perrín.
Otro beneficio de la red sería identificar de manera expedita a otros posibles actores de la célula o células criminales que operen en los países afiliados y en otros que comparten información de inteligencia bajo distintos esquemas de colaboración global.
“Si funciona, como estamos seguros que ocurrirá, la plataforma se aplicará para la investigación de asuntos ya un poco más complicados y sensibles de seguridad nacional. Es decir, investigaciones más a fondo”, indica el policía federal mexicano.
El primer paso del proyecto policial trasnacional es la red de intercambio de información sobre combate al terrorismo, narcotráfico y robos de gran valor. González Perrín lo considera “un mecanismo más aterrizable”. Sostiene que las naciones interesadas cuentan con los recursos, el personal y la tecnología requerida, amén de que las agencias federales de Estados Unidos, líderes en el ramo, se han ofrecido para asesorar y supervisar la definición y aplicación del plan.
El presidente de la Ipala insiste en que sin una red como la que él propone, el intercambio de información entre naciones se somete a pedidos por los canales tradicionales y oficiales.
Este proceso –por la burocracia a la que está obligado y maniatado debido a las leyes de cada país–, tarda mucho y se ve afectado a su vez por la falta de confianza entre las agencias policiales y de inteligencia para con el país solicitante y en ocasiones a la inversa. La Ipala quiere romper esa inercia burocrática para agilizar y mejorar el intercambio de información entre países y la aplicación de las leyes para asuntos trasnacionales.
Operación Tiburón Azul
En el foro del jueves 25, Pierre Edouard Colliex, comisionado de la policía de Francia, hablará del terrorismo internacional.
Por su parte, un representante del FBI expondrá aspectos de algunos trabajos que lleva a cabo en colaboración con otros países sobre casos de robo de alto valor o alto impacto.
La lucha contra el robo de arte y aspectos afines a este delito bajo el programa que explicará el FBI, mejoraría con la red propuesta por la Policía Federal de México. En el foro se mostrarán los resultados positivos de la colaboración internacional, aun sin un sistema de intercambio de datos de mayor celeridad.
Combatir y parar el financiamiento al terrorismo, problema que interesa a los gobiernos de Estados Unidos, de países del Medio Oriente y de Europa, es punta de lanza en los planes de colaboración de la red.
En el mismo tenor que la erradicación del terrorismo se encuentra el narcotráfico. Por ello casi de manera natural y como anfitrión, González Perrín, según la agenda del evento, compartirá con sus colegas el caso de la Operación Tiburón Azul, que llevó a la captura de Joaquín El Chapo Guzmán Loera, líder del Cártel de Sinaloa.
El programa del foro policial de este jueves 25 subraya que la Policía Federal de México compartirá los métodos que aplicó en la Operación Tiburón Azul.
A los policías mexicanos que trabajaron en el caso se les sometió a un detallado escrutinio anticorrupción, se les garantizo la protección a ellos y a sus familias y se les instruyó sobre la aplicación de estrategias especiales de inteligencia creadas por la misma institución. Se dará cuenta de cómo los policías mexicanos blindaron Sinaloa, entidad a la que se consideraba “vulnerable”, mientras se realizó la Operación Tiburón Azul.
En detalle, México compartirá cómo se instalaron los controles en Sinaloa para saber quién entraba y quién salía del estado. La Operación Tiburón Azul duró seis meses y entre los participantes del foro hay un gran interés en conocer esa experiencia mexicana.
La idea es tomar este caso como ejemplo para determinar cómo se puede replicar en otras naciones y mejorar por medio de la red de intercambio de información.
“Se hablará de cómo las denuncias ciudadanas ayudan a los policías a llevar a cabo operaciones de respuesta a casos criminales específicos, de terrorismo, narcotráfico y robos de gran impacto”, comenta González Perrín respecto a otro renglón de debate en la sesión internacional creada y patrocinada en el seno de la Ipala.
Al ser cuestionado sobre su ponencia de la Operación Tiburón Azul, González Perrín se limita a señalar que hará “una breve síntesis de la misma, donde hablaré del trabajo que hizo la Policía Federal, de los mecanismos anticorrupción que se instrumentaron y de los incentivos que se dieron a los oficiales para armarlos de valor y mejorar los niveles de certeza sobre el objetivo por medio del respaldo inquebrantable de los altos mandos”.
No obstante las reservas del agregado mexicano para abordar la ponencia que presentará en el foro trasnacional, dice que a la Operación Tiburón Azul se le colocará como ejemplo de éxito de las acciones e investigaciones de inteligencia en México, pues El Chapo Guzmán es una figura del crimen organizado internacional de mucha relevancia.
“No hay país que no tenga interés en el tema. Varias naciones estaban interesadas en la captura y estaban trabajando de forma coordinada en acciones paralelas con México. Estados Unidos era el principal, pero había otros: España, Brasil, países centroamericanos, europeos y asiáticos”, concluye el organizador del foro.

No hay comentarios.: