30 jul. 2017

Las columnas políticas hoy, domingo 30 de julio de 2017

José Miguel Machorro, sacerdote católico apuñalado en la Catedral de México en mayo de este año, se encuentra “fuera de peligro”, tras una reciente hospitalización por una infección que lo puso “en riesgo de muerte”.
En las últimas semanas el sacerdote había sufrido de una grave infección gastrointestinal, por lo que “fue internado pronto en el Hospital General de Ajalpan, de donde esta semana fue trasladado al Hospital General de Tehuacán”, en Puebla.
“Aquí llegó ya muy deshidratado, en riesgo de muerte, ya ni siquiera articulaba palabras; nos dijo el urgenciólogo que muy probablemente yo no viviría. Gracias a Dios anoche lograron estabilizarlo”, indicó el 28 de julio el hermano del sacerdote.

El cura tiene 55 años, fue atacado el 15 de mayo por un hombre identificado como Juan René Silva Martínez, de 32 años. Un peritaje reveló que el agresor sufre un “trastorno psicótico”.
Esperemos que pronto este bien, y regrese a su actividad sacerdotal..
Sr Cardenal Rivera..., ¿Por qué no atendieron a Machorro en un hospital privado de la Ciudad de México?
#
Va Morena arriba en las encuestas para la Ciudad de México...El Consejo de Morena en Ciudad de México, determinó que será en agosto cuando se decida si hay un candidato de unidad; de no lograr un consenso, se prevé realizar una encuesta para definir al abanderado.
Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal y Martí Batres, son los prospectos.
#
Las columnas políticas hoy, domingo 30 de julio de 2017
Templo Mayor de Reforma

¿QUÉ TIENEN en común el abatimiento de Jesús Pérez Luna, "El Ojos", en Tláhuac y el socavón que se abrió en el Paso Exprés de Cuernavaca? Que son asuntos en los que la repartición de culpas entre autoridades se convirtió en el tema central después del suceso.
EN AMBOS CASOS, los gobiernos a nivel municipal, estatal y federal se dedicaron desde el primer día a aventarse la bolita por sus acciones... pero sobre todo por sus omisiones.
TAMBIÉN lo han hecho legisladores y dirigentes de partidos quienes, mientras intentan a toda costa deslindar a sus correligionarios, aprovechan cualquier oportunidad para rayarle la carrocería a sus contrarios.

Y ENTRE tanta acusación cruzada, quienes -como de costumbre- acaban pagando el pato son los ciudadanos. Lo mismo los dos hombres que murieron en Morelos que los miles de tlahuaquenses que llevaban años viviendo bajo el dominio de un capo de la droga.
¿Y DE ESO tendrán algo que decir las autoridades y los políticos que tanto han hablado de esos temas en las últimas semanas? Es pregunta de mayoría silenciosa.
MUY INTERESANTE se puede poner la presentación de un nuevo ejercicio estadístico realizado por el INEGI y que está programada para mañana.
SE TRATA de la primera entrega de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad, creada a partir de la reforma al Sistema Penal e incluida en la Ley Nacional de Ejecución Penal.
EL OBJETIVO es conocer las condiciones de procesamiento y de internamiento de los presos a nivel estatal y federal, así como los delitos por los que han sido procesados o sentenciados, "entre otras características".
A VER SI en esas "otras características" no aparecen sorpresas que pongan a temblar a quienes manejan las cárceles en el país.
AHORA que el PVEM de Chiapas ha estado alzando la voz en contra de que el CEN de su partido imponga a los militantes alianzas con el PRI a nivel estatal y federal en el 2018, hay quienes dicen que, de manera paralela, hay un acercamiento con Morena.
Y QUE QUIEN podría confirmar esa alianza es un verde que se pasa de moreno, o un moreno que se pasa de verde. Se llama Rutilio Escandón y, para más señas, es el actual presidente del Tribunal de Justicia de aquella entidad.
EL TAMBIÉN ex senador y ex dirigente estatal del PRD suena como posible candidato a la gubernatura del PVEM y Morena, lo que sería un trancazo para la negociación entre verdes y tricolores a nivel nacional. Ya se verá si por ahí va la jugada.
#
 Frentes Políticos/Excelsior
I. Ejercicio interesante. El Inai convocó a participar en la Identificación y Difusión de Buenas Prácticas de Apertura Gubernamental, en su edición 2017, y anunció que se reconocerán hasta 10 prácticas que sean “sobresalientes”. Hay que tener en cuenta que se podrán presentar compromisos susceptibles de ser replicados en los tres niveles de gobierno, que se hayan implementado a partir de la atención y solución colaborativa de problemas públicos. Las temáticas consideradas son: medio ambiente y recursos naturales, seguridad ciudadana, educación, mejora de trámites y servicios, salud y empleo. La pregunta es, ¿México tendrá 10 instancias “sobresalientes”? Lo dudamos.
II. Ubíquense. Parte de la militancia y mandos perredistas que aún soñaban con una alianza con Movimiento Regeneración Nacional se quedará con las ganas, ya que Andrés Manuel López Obrador, aspirante de Morena a la candidatura presidencial, adelantó que firmará un acuerdo de unidad rumbo a 2018, pero irá solo como partido. El 3 de septiembre habrá una asamblea para firmar el acuerdo nacional de unidad, con militantes de todos los partidos, legisladores, y dirigentes de organizaciones sociales y ciudadanas; “Con partidos no. El PRD se volvió alcahuete, palero, igual que el PAN, señaló”. Traducción: Dejen de ilusionarse. 
III. Gritos desesperados. Santiago Taboada, integrante de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, urgió la aprobación de la iniciativa de Mando Policial Mixto, ante las acusaciones en contra de Rigoberto Salgado Vázquez, delegado de Tláhuac, a quien vinculan con el narcotráfico, aunado a los altos índices de delincuencia, por lo que la reforma en materia de seguridad, dijo, “permitiría contar con la colaboración de la policía estatal, federal, Ejército y la Marina”. En México, los legisladores pierden el tiempo en temas de menor importancia, por eso los criminales hacen todo el tiempo lo que quieren. Y aún así, se les paga. 
IV. Ejemplares. Siempre, aunque cueste trabajo, hay cosas qué destacar. Como el que seis jóvenes mexicanos participen en la Poland Mars Analogue Simulation 2017, misión análoga al planeta Marte, del 28 de julio al 13 de agosto, en dos estaciones científicas en la región báltica de Europa. Carlos Salicrup, Danton Bazaldua, Juan Carlos Mariscal y Yair Piña, de la Universidad Nacional Autónoma de México, así como Walter Calles, del Instituto Politécnico Nacional, y Carmen Félix, del Tecnológico de Monterrey, propusieron proyectos que se probarán con los astronautas durante la simulación. ¡Qué orgullo! Por favor, que ningún funcionario se cuelgue estas medallas.
V. La historia de siempre. Nada cambia en el sistema penitenciario, a pesar de las valientes denuncias periodísticas que revelan el modus operandi tras las rejas. En los Ceferesos del país persisten situaciones de riesgo en materia de maltrato hacia los internos, reveló el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura. Se encontraron 52 situaciones que consisten, principalmente, en insuficiente personal de seguridad y custodia, falta de separación entre procesados y sentenciados, trato inadecuado y prepotente del personal, e insuficiencia y mala calidad de alimentos. José Alberto Rodríguez Calderón, titular del Órgano Administrativo Desconcentrado, Prevención y Readaptación Social, aseguró que 31 señalamientos han sido atendidos, 24 presentan avances y 52 aún persisten. Nada nuevo. ¿Y los derechos de los custodios? Las prisiones en México, la peor cara del infierno.
#
La estación/GERARDO GALARZA
Excelsior
¿Javi “Du”?
La corrección política y el hipergarantismo del Nuevo Sistema Nacional de Justicia Penal se han convertido en dos apocalípticas y también cómicas plagas de los malos tiempos que corren en el país.
De entrada, sepa usted que el escribidor de esta columna no es experto en derecho, vamos, ni siquiera conocedor de la materia, lo que no le impide reconocer el ridículo que hacen las autoridades judiciales y medios de información en casos judiciales para presuntamente respetar algo muy sagrado que se conoce como “el debido proceso”.
Como segunda entrada, aunque no se trate de beisbol, el escribidor debe advertir también que está absolutamente convencido del deber de respetar “el debido proceso” y, por si hiciera falta, reconoce y exige el respeto a los derechos humanos de cualquier imputado por cualquier delito y también de todos y cada uno de los habitantes de este país, aunque no sean presuntos delincuentes, presuntos inocentes o presuntos culpables.
Para presuntamente cumplir con “el debido proceso”, —dicen los que sí saben, según cree el escribidor— se deben proteger los datos personales de los presuntos responsables de algún delito e incluso cuando son “vinculados a proceso”, según se le denomina ahora a lo que antes era un represivo y vulgar auto de formal prisión. En ambos casos, el presunto inocente (aquí se impone la llamada “presunción de inocencia”) se queda en la cárcel mientras el juez valora pruebas y determina su culpabilidad o su inocencia.
Pero esas prevenciones, que evidentemente son correctas en su origen para proteger famas personales, se vuelven ridículas y cómicas como en el caso del juicio penal (¿se sigue llamando así?) contra el hoy “vinculado a proceso” más público que existe en México.
Desde hace meses, quizá hasta años, hubo sospechas, luego evidencias, más tarde denuncias, primero periodísticas y luego penales, contra un señor que gobernaba un estado del sur del país, que tiene un puerto en donde hacen su rinconcito las olas del país, que huyó en un aparato volador de hélices con rumbo desconocido.
Se alertó a las policías del mundo para que lo detuvieran (se ignora si esas policías recibieron imágenes del presunto indiciado con el rostro difuminado y con el nombre reducido a siglas para cumplir con “el debido proceso”). Meses más tarde apareció en algún país limítrofe al sur de México, fue detenido y entregado al gobierno mexicano. Ya acá, en su país de origen, se ha iniciado su juicio y ha sido “vinculado a proceso”, es decir, está en la cárcel en un proceso judicial… según le han revelado fuentes muy bien informadas y muy confiables al escribidor.
Algunos medios de información, temerosos de que sean responsabilizados de una posible libertad del imputado porque se le violó “el debido proceso”, han publicado fotografías con el rostro del imputado difuminado, trastocado, pixelado o distorsionado por las autoridades mexicanas, aunque el gobierno de Guatemala repartió fotografías sin modificación alguna, y también ha reducido el nombre del imputado a Javier “N”, a las siglas JDDO o al “imputado” o algún otro eufemismo. Con enorme humor negro, mi compañero Marco Gonsen propuso, muy serio él, que en este periódico se le mencionara como Javi “Du”.
Pero si hoy en este país hay un hecho y juicios públicos sobre presuntos (nótese la corrección) actos de corrupción es el que se le sigue a Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, al que llámesele como se le llame y tápesele el rostro, todos saben su nombre real y lo reconocen aún con la cara difuminada o con los ojos tapados, así como también en los casos de los exgobernadores César Duarte Jáquez, de Chihuahua; Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo, y Tomás Yarrington, de Tamaulipas, entre otros muchos. Es cierto que ninguno de ellos será culpable hasta que su juez les dicte sentencia condenatoria y tienen derecho a la presunción de inocencia, pero también es cierto que todos los mexicanos consumidores de medios de información saben perfectamente de ellos, de sus nombres y sus rostros.
En los casos citados, el presunto respeto al “debido proceso” ha servido para lo contrario. Sus efectos van en contra de lo que presuntamente se pretende; provocan reacciones contra el respeto a los derechos humanos; desprestigian y vuelven sospechosas (más todavía) a las autoridades, ¿a las que también hay que llamar presuntas?
Alguien quien sí sabe de esto, el jurisconsulto José Elías Romero Apis, colaborador de Excélsior, ha dicho que mencionar los nombres de esos presuntos delincuentes y mostrar sus rostros en los medios de información no vulnera el “debido proceso”.
#
De naturaleza política/ENRIQUE ARANDA
Excelsior
Barrales, ¿inminente adiós?
Alejandra Barrales parecería más dispuesta a apresurar su retiro de la dirección del sol azteca que, eventualmente, dejar de nueva cuenta su posición en el Senado
Colocada literalmente contra la pared por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de Janine Otálora Malassis que, apenas a mediados de junio, ordenó a la Comisión Jurisdiccional del perredismo definir si, por el hecho de desempeñar la doble función de dirigente y legisladora, viola o no los estatutos partidistas, la mancerista Alejandra Barrales Magdaleno parecería más dispuesta hoy a apresurar su retiro de la dirección del sol azteca que, eventualmente, dejar de nueva cuenta su posición en el Senado.
Y esto, a decir de dirigentes de al menos dos de las tribus amarillas, no sólo por lo endeble de su posición de dirigente que ocupa en calidad de “interina del interino” Agustín Francisco de Asís Basave Benítez —“que durante siete meses escasos lo fue del chucho Carlos Navarrete Ruiz”— sino, fundamentalmente, por el escaso apoyo a la propuesta (integral) de Frente Amplio Democrático que ella, presumiblemente en lo oscurito, negoció con el (indefinido) panista Ricardo Anaya Cortés y que hoy, a decir de propios y extraños, “cada quien entiende como quiere y más conviene a su particular interés…”.
El presunto desencanto de la perredista, a decir de sus detractores, estaría fincado en la práctica imposibilidad de que, dado el rumbo que han tomado las discusiones (públicas y privadas) sobre el referido Frente, ni ella por lo que refiere a la candidatura al gobierno de la Ciudad de México ni su contraparte en el original diseño y promoción del mismo, el indefinido dirigente de turno del blanquiazul, al hacer una eventual nominación PRD-PAN a la Presidencia tendrían nada asegurado…
Es por ello que no son escasas las voces que, en el interior del sol azteca, dan por hecho el inminente arranque del proceso sucesorio de Barrales, aun cuando, destacan, son más los que ahora mismo apuestan a que, en caso de avanzar por esta ruta, el perredismo deberá optar por seleccionar a un dirigente para un periodo corto, es decir, para no más de doce meses en el cargo dado que, pasados los comicios del próximo 2018, a la vista los resultados obtenidos, el partido estará obligado a, con apoyo y la directa intervención del Instituto Nacional Electoral (INE) —“dada la falta de confianza existente entre ellos mismos…”— organizar una elección de dirigentes por un periodo trianual.
Cuestión de días entonces, semanas en opinión de otros, el lanzamiento de la formal convocatoria a elección de nuevos dirigentes… atendiendo a la recomendación que, se estima, en tal sentido deberá emitir la Comisión Jurisdiccional partidista. Atentos pues…
ASTERISCOS
* Puntual seguimiento se dará hoy desde Los Pinos y la sede de Relaciones Exteriores de Luis Videgaray Caso, se afirma, y de algunos partidos, Acción Nacional y Morena entre otros, a la impugnada, preocupante jornada “electoral” convocada por el dictador Nicolás Maduro, con miras a formalizar una Asamblea de más de 500 afines a su gobierno que redacte una nueva Constitución para Venezuela. 
* Tras el reconocimiento del cuestionado Gerardo Ruiz Esparza de que existieron fallas, omisiones y anomalías en la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca que provocaron el “socavón” que costó la vida a dos personas, no faltan quienes piensan que el festejado cierre de filas entre Gobernación y el gobierno de Graco Ramírez, la pasada semana, no fue más que un acuerdo para evitar que el escándalo siga creciendo…
* Otra vez, como de manera recurrente ha venido ocurriendo desde que fuera apuñalado apenas concluir la celebración litúrgica en la Catedral Metropolitana, el pasado 15 de mayo, la salud del sacerdote José Miguel Machorro volvió a deteriorarse a grado tal que, en opinión de sus médicos en Tehuacán, Puebla, su vida corre peligro… mientras que, en una prisión “a modo”, su agresor espera sentencia.
Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.
Twitter: @EnriqueArandaP
#

Hándicap Presidencial 2018
Huele a droga en el Hipódromo/ José Luis Camacho A.
El Heraldo, 
Y de pronto el hipódromo empezó a oler a droga. Y luego los ya famosos especuleros dijeron que algunas Cuadras estaban metidas en el narcomenudeo en la CDMX
Y de inmediato se inicio la guerra de lodo entre los seguidores de Renecio y los de Chilango (Mancera), batalla que ahora está en todo su apogeo.
Uber-eat (Rigoberto Salgado delegado de Tláhuac); Mototaxi (Martí Batres) y el hermano de Uber-eat, El Bicicleto, culparon a Chilango de haber abandonado los pastizales de Tláhuac en materia de seguridad.
Y, cómo iba a faltar su muy reconocido estribillo en este show, a Renecio, quien dijo que todo es un montaje para involucrar a los Morenistas de Tláhuac en el narcomenudeo y de haber tenido estrechas ligas con El Ojos, y que eso no es sino otro “compló” de la mafia del poder.
La intervención de la Marina en Tláhuac que culminó con la muerte de El Ojos, abrió una vertiente muy escabrosa en la carrera mayor, el Handicap Presidencial 2018.
En la cuadra Amarilla hay preocupación por la andanada que tanto Mototaxi (Martí Batres) como Renecio le mandarán a Chilango, y con su otro mini precandidato Socavón (Graco Ramírez) afectado por sus diferendos con Oriental por lo del derrumbe del paso exprés de Cuernavaca.
A los amarillos ya solo les queda sano y como opción Tarasco (Silvano Aureoles).
La Alianza con el PAN se ve cada vez más improbable. Y más ahora que se menciona que quien pudiera encabezarla sería Sencillito (Juan Ramón de la Fuente) escenario que no les gusta nada a Cerillo, Poblano, Tarasco y Chilango.
LAS CUADRAS
CUADRA TRICOLOR
Oriental lució ante los caballos regionales que integran la manada de la CONAGO.
Sigue siendo el favorito de la militancia tricolor.
Poderoso atendió el caso Venezuela con firmeza de la mano de Ciudadano. Ambos emitieron un equino-mensaje a Crazy Horse (Nicolás Maduro) donde le resoplan en el mismo tono en el que lo pateó Inestable (Donald Trump).
Escolar trabajó en pastizales regionales y convivió con potrillos en un evento que le fue muy celebrado.
Viajero quieto; Galeno perdido, y Plutarco hasta ahora amarrado por la inminencia de la Reunión Hípica de agosto.
CUADRA AZUL
Cerillo está a punto de lograr que se anule la carrera en Coahuila. De lograrlo superará a Poblano y con mucho a la maquillada Repetida que cambio de look, lástima que no puede cambiar de consorte y sigue cargando a Crudelio (Felipe Calderón).
Poblano sigue creciendo. Estuvo en el programa del líder Ciro Gómez Leyva y puso en claro varios puntos que le criticaban.
Al que de plano ya perdieron los azules fue a Religioso (Miguel Márquez) que entre la inseguridad y la protección a curas libidinosos, anda sumido en el desprestigio y la evidencia de su inexperiencia en Hándicaps de primer nivel.
A los temibles corceles mordisqueadores Al Capone (Rubén Moreira) y su hermano, Sergio el Bailador, (Humberto Moreira) Cerillo los tiene en la orilla del precipicio con la anulación del final de fotografía en el reciente Hándicap Coahuilense.
LAS CUADRAS MACUSPANA Y AMARILLA
Ya fueron analizadas esta semana a partir de los fuertes aromas a narcotráfico que despidieron con el Caso del Cartel de Tláhuac, la muerte del El Ojos, y la declaración de la yegua del corral de Chilango, Sonorense (Patricia Mercado) quién pidió a Uber-Eat que vaya a la procuraduría capitalina a declarar todo lo que sabe sobre el caso de la distribución de droga en sus pastizales.
Macuspana es una cuadra que será golpeada por el efecto Eva Cadena en el caso Tláhuac.
Serán muchos los nombres de corceles y yeguas que salgan salpicados por este delincuencial incidente fuera de toda regla del hipódromo.
#
Campos mórficos/Eduardo Caccia
Reforma
Violencia e inseguridad son quizá el reto más grande que enfrenta el país. Si los males se curaran con diagnósticos, seríamos una potencia mundial en soluciones. Ya sabemos de la corrupción e impunidad, también de nuestra necesidad de un Estado de derecho para que México cambie. Pero ¿dónde empieza el cambio?
Necesitamos un cambio cultural. No aquel que borre nuestro pasado y tradiciones, sino aquel que reprograme nuestros hábitos sociales. La pregunta es ¿cómo se reprograman las prácticas cotidianas de una sociedad? Otras veces he expresado mi optimismo (que aquí refrendo) al decir que todo sistema social es modificable, que necesitamos actitudes de contagio positivo o "metáforas de cambio posible" donde un mexicano ve un cambio positivo a partir del ejemplo. El punto crucial es que lo positivo y lo negativo son contagiables. La sociedad es como un cuerpo y mente colectivos y puede infectarse. Veo al país contaminado por un virus delincuencial severo.
Hay sociedades donde se siente una vibra o (para aquellos que quieren conceptos concretos) una actitud generalizada hacia cierto tema. Es fácil identificarlo, los habitantes hablan de ello en el café, las noticias lo replican. Ese tema dominante influye en el comportamiento de todos.
Jorge Fernández Menéndez ("Sepelio de El Ojos y base social del crimen", Excélsior, 26 de julio de 2017) da en el clavo: "...hay cientos de miles, o quizás millones, de personas involucradas de una u otra manera en el crimen organizado...". Coincide con Sara Sefchovich en su libro ¡Atrévete!, donde menciona que para revertir la delincuencia no se trata de regenerar el tejido social, pues éste es más sólido y compacto de lo que creemos; que la familia es un apoyo para lo positivo pero también para lo negativo, que las mujeres deben atreverse a romper con este apoyo hacia el mal. En el mismo sentido, Reforma expuso hace unos días que El Ojos tenía una red político-policial y mencionó cómo el sistema de mototaxis en realidad funciona como una red de halcones. Este funcionamiento es similar a las células del cuerpo. ¿Pensar en soluciones biológicas es descabellado?
El biólogo Rupert Sheldrake acuñó el término "campos mórficos" para explicar que todos los individuos de un grupo social estamos conectados a nivel energético, lo que produce comportamientos similares, aun cuando no haya contacto físico. El que una parvada forme simétricas estructuras mientras vuela, el que nuevos individuos entre los animales o entre los humanos nazcan con habilidades que sus antepasados desarrollaron es por el campo morfológico o mórfico. ¿No acaso hablamos de "nativos digitales" y vemos a bebés manipular aparatos tecnológicos con naturalidad? Existe, dice Sheldrake, una resonancia mórfica (propagación energética de información) en la sociedad, de ahí un patrón de conducta que domina.
La lucha contra la delincuencia organizada debe empezar por entender que esa organización no sólo es a nivel físico. Hay un campo energético social que influencia a la comunidad (con manifestaciones físicas como la apología a los criminales, las noticias, el cine, la música, la indiferencia, el sentido de desesperanza, el robo generalizado de combustible y más) del mismo modo que dos objetos se atraen por un campo magnético. Cuando las sociedades florecen, la energía social de contagio es positiva (pensemos en el Renacimiento, en el esplendor grecorromano, o en países donde domina una tendencia, como el número de premios Nobel o patentes que produce), cuando degeneran sucede lo contrario. En ambos casos se atrae y se genera más de lo mismo.
En México no domina la ética, la ciencia, la investigación, las artes, el emprendimiento, la filosofía. Sin embargo hay mexicanos muy talentosos en estos campos. Lo que domina es la inseguridad, el narcotráfico, la corrupción, la impunidad. Y también hay mexicanos muy hábiles para ello. Inclinar la balanza hacia lo positivo implica generar energía positiva, empezando por nuestro pensamiento, lenguaje y acciones. Y por supuesto, una estrategia educativa para todas las edades y todos los segmentos sociales en los temas que queremos que dominen en nuestra vida cotidiana.
Hay por supuesto una estrategia esotérica: esperar la fuerza de la ley.
@eduardo_caccia
#
 Nuestra democracia/Luis Rubio
Reforma
La democracia mexicana está en problemas: para unos, es la causa del ascenso en la criminalidad; para otros, ésta ha permitido la descentralización del poder que, a su vez, dio rienda suelta a los gobernadores para dispendiar los recursos, incurrir en todo tipo de actos de corrupción y vivir en la impunidad; para la mayoría, la democracia no ha traído consigo un mejor sistema de gobierno, una economía más exitosa o una sociedad más igualitaria. De acuerdo a estos diagnósticos, la solución -implícita, porque (casi) nadie se avienta el tiro de proponerla abiertamente- reside en la reconstrucción del viejo sistema político o algo similar. Eso es lo que los morenistas pretenden y varios priistas intentarán en su próxima Asamblea.
El debate sobre la vigencia y viabilidad de la democracia es universal. Las "sorpresas" electorales de los últimos tiempos hablan por sí mismas: el llamado "Brexit"; la elección de Donald Trump; la fortaleza electoral de Marine Le Pen; el referéndum para otorgarle poderes casi ilimitados al presidente de Turquía; y la envidia que genera, en muchos ámbitos políticos e intelectuales, la capacidad de imponer decisiones y reformas del gobierno chino. Todos estos no son sino ejemplos del embate que sufre la democracia en el mundo.
El debate entre críticos de la democracia y sus defensores y proponentes es creciente y agudo, por no decir violento. Muchos atribuyen el resurgimiento del populismo a los defectos de la democracia, otros a sus excesos. En las revueltas políticas que yacen detrás de Brexit y de Trump es notable la percepción de enojo: que la democracia se ha desmembrado porque los electores ya no tienen capacidad de influir -o decidir- sobre las cosas que les afectan; igual si se trata de un cuerpo regulatorio distante que norma lo que se puede importar o exportar o de una entidad supranacional que impone estándares distintos a los preferidos por la comunidad local. En una palabra, algunos critican a la democracia por los problemas que (supuestamente) causa, en tanto que otros lamentan la erosión de la misma. No hay un patrón único.
La complejidad del momento que vivimos -elecciones, inseguridad, corrupción, ausencia de liderazgo y un largo etcétera- acentúa la percepción de que se trata de un fenómeno excepcional y exclusivo de nuestra era. Sin embargo, hace más de dos mil años Platón argumentaba que la tiranía puede emerger de una democracia madura al utilizar los mecanismos de la propia democracia, en tanto que Tucídides afirmaba que Atenas era "en teoría una democracia, pero de hecho constituye el gobierno de un individuo preeminente". Entonces, como ahora, unos lamentaban los límites de la democracia en tanto que otros la veían como la causa de los problemas del momento. Poco ha cambiado en estos milenios.
Cualquiera que sea la causa de la desazón y de la disfuncionalidad que perciben tirios y troyanos, el resultado es una revolución en las expectativas, percepciones y comportamiento electoral. La distancia entre las encuestas y los resultados en diversos comicios del mundo -en ocasiones dramática- sugiere que la población en innumerables naciones no encuentra respuesta en las formas democráticas existentes, sean éstas relativamente nuevas como en México o ancestrales como en la vieja Atenas.
Tampoco hay consenso sobre la naturaleza del problema: para unos, los que intentan explicar el ascenso del populismo, el problema es culpa de los políticos, quienes no saben conducirse, deciden en función de sus propios intereses y han alienado a la población. Para quienes el problema surge de la democracia misma, la culpa la tienen los tecnócratas, quienes imponen sus preferencias sobre las prerrogativas de los electores: algo especialmente criticado en el caso de la burocracia europea en Bruselas, pero también de los paneles de resolución de disputas del TLC. También hay quienes afirman que el problema es producto de la propia democracia representativa porque, al transferir los electores su potestad a los representantes populares (diputados y senadores), se creó el fenómeno de la insularidad de los políticos que no se sienten obligados ante los electores. Se trata de un triángulo en el que cada vértice tiene mayor o menor incidencia en cada país, según las circunstancias locales. Lo que es universal es la percepción de que la democracia no satisface, lo que con frecuencia produce cosas extrañas y sorpresivas.
¿Es culpable la democracia? Ante todo, la pregunta entraña al menos dos supuestos: primero, que hay una sola forma y estructura democrática; y, segundo, que ésta opera con funcionalidad. Todos los mexicanos sabemos que nuestra democracia tiene enormes fallas, pero la principal de ellas, a mi modo de ver, es una muy simple: hemos adoptado algunas formas democráticas (como la competencia electoral), pero no hemos adoptado a la democracia como sistema de gobierno. Nuestro problema no es de democracia sino de la persistencia del sistema autoritario de antaño, pero ahora sin su ancestral fuerza o capacidad de acción. El dilema es muy simple: como probó el gobierno actual, retornar al pasado no es posible; la alternativa es seguir sin rumbo o construir una nueva estructura política.
@lrubiof
#
 Un día sin mordidas/Gabriel Zaid
Reforma
Reducir un poco la corrupción parece razonable, pero no lo es. La diferencia no se nota, y eso lleva al desánimo. Favorece el pesimismo de los que creen imposible erradicarla. Favorece la posición cómoda o legitimadora de aceptarla como normal, dentro de "los usos y costumbres".
Desde luego, en casos que se denuncien o descubran, hay que proceder. Pero las campañas generales son otra cosa: deben focalizarse. No lanzarse en todas las direcciones ni buscar una Gran Solución. Hay que tipificar las mordidas recurrentes y desarrollar soluciones para cada tipo. Hay que empezar por las más visibles, que son las de abajo; y reducirlas a cero, aunque sean pequeñas, porque eso tiene consecuencias en el ánimo general.
No es algo utópico. Se ha logrado en algunas dependencias, gracias a las leyes de transparencia, el valor civil de muchos ciudadanos, la prensa independiente, la aparición de algunas tecnologías y, desde luego, las autoridades honestas. En las estructuras de poder hay pillos y gente decente. Es injusto y contraproducente descalificar en bloque.
Sería bueno contar con un cuadro general del campo de batalla. Construir, por ejemplo, un catálogo de los puestos y trámites que se prestan a la corrupción, a partir de las noticias de prensa y la experiencia social. Tener un Catálogo de Mordidas y un Mapa de la Corrupción ayudaría a jerarquizar dificultades y oportunidades.
Hay lugares obvios, por ejemplo: las aduanas y los departamentos de compras. Pero también hay soluciones "obvias" que resultan un desastre: paralizan las actividades sin acabar con la corrupción. Hay que buscar soluciones prácticas.
Los sistemas fiscales de hace siglos usaron como simplificación administrativa el "arrendamiento de impuestos". Tú recaudas lo que puedas y como quieras en esta zona, pero tienes que entregar tanto. Lo que sobre es para ti. Esta forma arcaica ha persistido en la recaudación de mordidas, que son un impuesto, dividido entre el recaudador y sus jefes.
Todo lo referente a la circulación de vehículos se presta a la corrupción organizada entre los agentes de tránsito y los comandantes. Tradicionalmente, los cruceros se arrendaban a un policía que tenía que entregar una cuota, determinada estimando qué tan lucrativo era.
Las mordidas para estacionarse en lugares prohibidos tienden a desaparecer con los parquímetros. Que, además, sirvieron para ahuyentar a los automóviles dejados toda la jornada laboral. Las fotomultas también pueden ser un éxito, aunque empezaron mal y han causado resentimiento. Tienen la ventaja y el problema de que el sancionador no está a la vista. Las cámaras se instalan en un tripié que ve a los coches de frente y envía las imágenes a un centro calificador, donde unas cuantas personas deciden las multas. Son, de hecho, inapelables, porque el procedimiento de impugnación cuesta más que pagarlas.
Según las cifras oficiales, sólo un pequeño porcentaje de las infracciones reciben multa. Lo cual parece indicativo de que no todos los casos son tan claros como la foto de un conductor que habla por su celular o lleva un niño en brazos. Sería mejor usar las cámaras para enviar amonestaciones, y castigar únicamente a los vehículos (públicos y privados) reincidentes.
Otras cámaras: las de los ciudadanos, pueden servir para publicar la corrupción. Las mordidas de tránsito (y otras) son visibles, por mucho que se disimulen. Pueden ser fotografiadas en el acto por "periodistas" espontáneos que suban las fotos y los datos básicos al portal de un periódico.
Hay plataformas digitales diseñadas para eso (www.ushahidi.com). Las de la India (www.ipaidabribe.com) han tenido repercusión internacional (The Economist, Forbes, Businessweek). Publican denuncias anónimas que especifican la cantidad pagada, fecha, ciudad, oficina, circunstancias. También denuncias de mordidas no pagadas (y las consecuencias). También testimonios sobre funcionarios eficaces y honestos.
Para el arranque en México, sería bueno empezar por un Día Sin Mordidas, anunciando profusamente la fecha, pidiendo la cooperación de los ciudadanos para que ese día excepcional no den mordida; y para fotografiar a quienes lo hagan y exhibirlos en el portal. Después de la prueba, se puede repetir el Día Sin Mordidas una vez al mes y luego una por semana. Habría que iniciar pláticas con las autoridades para lo que sigue: castigar a los mordelones. Probado el sistema, puede operar todos los días.
#
Poder impune/Juan E. Pardinas
Reforma
Felipe Borrego Estrada es un mexicano muy valiente. Una cosa es criticar a una institución desde afuera y otra muy distinta es plantear las verdades incómodas desde el seno mismo de la organización. Borrego Estrada es consejero de la Judicatura Federal y acaba de publicar un riguroso estudio académico sobre un tema gravísimo: las redes familiares y clientelares en el interior del propio CJF. Este organismo es el encargado de administrar cerca de 800 juzgados y tribunales federales. El nepotismo judicial aparece como una costumbre y una perversión del poder público para fines privados.
Dentro de la discusión nacional sobre la crisis de corrupción, el Poder Judicial ha sido un poder impune. El debate sobre la corrupción en México se ha centrado en algunas figuras del gabinete presidencial, los partidos políticos, en los gobiernos estatales, en los ayuntamientos o en la falta de transparencia en el gasto de los congresos. Sin embargo, hay jueces, magistrados y ministros que miran esta secuencia de prácticas y escándalos con la distancia de quien observa las constelaciones astrales durante una noche estrellada. Los poderes judiciales, a nivel estatal y federal, han tratado a la corrupción como un problema ajeno, que ocurre en un universo paralelo.
En octubre de 2016, el diario Reforma relató que Luis Vega Pámanes, entonces presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco, tenía antecedentes penales, ya que en 1984, robó un auto, atropelló a una persona y huyó de la policía. Además en su carácter de magistrado, intercedió ante la policía de Guadalajara para liberar a dos presuntos delincuentes que fueron detenidos con armas de fuego, afuera de una sucursal bancaria. En febrero pasado, el Reforma también reveló el descubrimiento de 4 millones de pesos en la cajuela de un auto asignado al entonces director general de Inmuebles del Consejo de la Judicatura Federal. El caso tuvo tan poca relevancia que el dueño de las pacas de billetes ha exigido, mediante un recurso legal, que se le reinstale en el cargo.
El estudio del consejero Borrego no sólo representa la sistematización del nepotismo estructural del Poder Judicial, sino una serie de salidas y alternativas para enfrentar el problema. El análisis no es sólo una crítica fundamentada sino una visión propositiva que también señala una luz para salir del túnel.
Una de las raíces de las redes clientelares y de nepotismo en el Poder Judicial es el párrafo tercero del artículo 97 de la Constitución: "Los Magistrados y jueces nombrarán y removerán a los respectivos funcionarios y empleados de los Tribunales de Circuito y de los Juzgados de Distrito, conforme a lo que establezca la ley respecto de la carrera judicial". El diseño constitucional que buscaba cimentar la autonomía de gestión de los juzgadores ha devenido en la construcción de un feudo opaco y discrecional. Las redes de nepotismo judicial no sólo infectan la selección de plazas jurisdiccionales sino que también enferman la designación de cargos administrativos.
Una salida ideal al problema implica la expedición de leyes que regulen el servicio civil para transformar la carrera judicial en una ruta de ascenso profesional donde el mérito, la experiencia y el esfuerzo académico jueguen un papel más importante. Una reforma al artículo 97 constitucional deberá acotar el abuso discrecional de jueces y magistrados para determinar ascensos y contrataciones. La urgencia que plantea el estudio demanda no esperar a cambios en la Constitución o la redacción de nuevas leyes secundarias; con criterios y acuerdos, el Consejo de la Judicatura podría empezar a dar pasos en la dirección correcta.
En medio de los números de homicidios, la negligencia criminal del socavón o el alud de escándalos por corrupción, es fácil y humano perder la esperanza. Sin embargo, al ver las agallas y rigor técnico del trabajo de Felipe Borrego, uno recupera la convicción de que México sí tiene remedio.
@jepardinas
#
Invasión de cárteles, apoyados en mafias locales/
JORGE CARRASCO A. Y PATRICIA DÁVILA
Revista Proceso # 2126, a 30 de julio de 2017
Pese a las evidencias en contra, los estudios de especialistas y las denuncias ciudadanas, el gobierno de la Ciudad de México sólo tiene una versión: aquí no hay presencia de los cárteles del narcotráfico. Y las bandas criminales se han afianzado en la capital del país –especialmente desde la llegada al gobierno de Miguel Ángel Mancera–, apoyándose en mafias locales, como La Unión Tepito o el ahora célebre Cártel de Tláhuac, cuyo líder murió el jueves 20 en un enfrentamiento con la Marina, durante un operativo del cual no se informó a la policía local, bajo sospecha de estar infiltrada.

La delincuencia organizada se ha consolidado en la Ciudad de México durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera. Aunque la capital de la República está lejos de ser asiento de alguna organización del narcotráfico, prácticamente ninguna de las 16 delegaciones políticas escapa de la presencia de los cárteles del narcotráfico que operan en el país, gracias a grupos locales como el llamado Cártel de Tláhuac.
El caso más significativo es el de La Unión Tepito, que según autoridades y especialistas, le permitió al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) convertirse en el grupo de delincuencia organizada predominante en la Ciudad de México, como parte de la expansión de esa organización en el país durante el actual sexenio.
Durante una década, desde que era titular de la Procuraduría General de Justicia de la capital, Mancera ha minimizado la presencia del narcotráfico en la Ciudad de México, pese a las crecientes expresiones de violencia, extorsión y hasta presunta penetración de esos grupos en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) local, como ha ocurrido en el resto del país.
El titular de la SSP, Hiram Almeida, informó a este semanario (Proceso 2125) que entre 10 y 15 mandos de la corporación comisionados en Tláhuac están bajo investigación por su supuesta protección a la célula delictiva local.
Explicó que los agentes pudieron involucrarse con esta banda por acción u omisión: “Puede ser encubrimiento, tolerancia o no reaccionar ante un llamado. Y en muchos de los casos, tener algún nivel de participación”, lo que deberá ser establecido por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX).
Fue precisamente por el temor a una fuga de información que la Secretaría de Marina excluyó al gobierno de Mancera de la Operación Tango del pasado jueves 20 en la delegación Tláhuac contra la mafia local, revelan a este semanario fuentes cercanas a la investigación.
Fue un operativo militar sin precedente en la capital del país desde que las Fuerzas Armadas participan en el combate frontal al narcotráfico. En la confrontación, que la Marina presentó como una respuesta a una agresión armada, murieron ocho presuntos delincuentes, entre ellos Felipe de Jesús Pérez Luna, identificado como El Ojos y señalado como líder de la organización local.
Su sepelio, el lunes 24 en el panteón San Lorenzo Tezonco, en la delegación Iztapalapa, fue similar al de otros líderes del narcotráfico en diversas partes del país, con una asistencia masiva, reconocimientos al fallecido y algunos hombres armados que, en esta ocasión, fueron detenidos por la policía local.
La SSP desplegó un intenso operativo para vigilar el entierro, luego de los narcobloqueos habidos cuando los infantes de Marina incursionaron en Tláhuac.
Fuentes cercanas a la investigación de la Operación Tango indican que la Marina ha detectado a agentes de la policía capitalina involucrados con grupos de la delincuencia organizada en la Ciudad de México. Esa fue la razón por la que el día del operativo en Tláhuac tuvieron “gran cuidado en el manejo de la información para concretar la operación”. Según dijeron, la policía capitalina fue la última en incorporarse a la acción.
En entrevista con la reportera Sara Pantoja el jueves 27, Edmundo Garrido, procurador capitalino, rechaza esa versión y asegura que el operativo fue resultado de las reuniones periódicas del “consejo metropolitano de seguridad”, en el que también participan autoridades federales. “De ahí nació el tema de la investigación” en Tláhuac, asegura.
Sobre el diagnóstico que tienen de la presencia del narcotráfico en la Ciudad de México, las fuentes de inteligencia aseguran que esta actividad se ha incrementado “ligeramente”, e identifican que las mayores amenazas para la sociedad son la extorsión, el secuestro y el cobro de derecho de piso.
En todas las delegaciones
Víctor Manuel Sánchez Valdés, investigador de la Universidad Autónoma de Coahuila y colaborador de la organización no gubernamental Causa en Común, y quien desde hace siete años ha hecho un seguimiento hemerográfico de la presencia de los grupos de la delincuencia organizada en el país, asegura que de 2012 a la fecha los cárteles de la droga se expandieron hasta lograr una presencia territorial en las 16 delegaciones de la Ciudad de México.
En un primer estudio, que publicó en 2015, registró la presencia de grupos criminales en 13 de los 15 municipios del Estado de México colindantes con la capital del país. Identificó que desde 2014 ya había presencia clara de nueve de esas organizaciones en cuatro delegaciones: Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero (GAM), Tláhuac e Iztapalapa.
Tres años después, de acuerdo a una nueva evaluación que terminó a principios de julio, a unos días de que estallara la crisis de Tláhuac, los grupos de delincuencia organizada más importantes del país están prácticamente en todo el territorio de la Ciudad de México, centro de los poderes político y económico del país.
En casi todas las demarcaciones hay reportes de más de una organización; en otras, como Iztapalapa, son hasta nueve. En total, identificó a 10 organizaciones con presencia en la Ciudad de México.
En entrevista telefónica, el jueves 27, asegura que la capital aún no padece el control territorial de los cárteles, como ha ocurrido en los llamados corredores de la droga en distintas zonas del país, como el que se ha identificado en el sur del Estado de México, que incluye a Tlatlaya, Tejupilco y Luvianos, donde hay presencia de La Familia y Guerreros Unidos.
Lo que sí es manifiesto en la capital son importantes actividades de narcomenudeo, extorsión y violencia relacionada con el narcotráfico. Lo que también se identifica es la colaboración o anuencia de las autoridades. “No puedo decir a qué nivel, sería irresponsable de mi parte, pero una organización como la de El Ojos no pudo llegar a tener el control sin el conocimiento de las instancias de gobierno”, dice.
Explica que en la Ciudad de México no hay un cártel del narcotráfico entendido como una organización independiente que controla diversas actividades para definir los precios de las drogas, sino más bien de bandas que trabajan para los cárteles.
En el caso del llamado Cártel de Tláhuac, se trata de una organización regional dedicada a la venta de droga y la extorsión, con presencia en otras delegaciones del sur y el oriente de la ciudad. Y, más importante, forma parte de una organización central. “Ha sido el brazo de venta de la organización de los Beltrán Leyva en la Ciudad de México”, asegura.
Es una derivación más de los grupos que se formaron a raíz del descabezamiento de esa organización cuando la Marina mató en un operativo a su máximo dirigente, Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, en diciembre de 2009, durante el gobierno de Felipe Calderón.
En su recuento, ubica a los Beltrán Ley­va también en Cuajimalpa y Miguel Hidalgo. El Cártel de Tláhuac se ubica en Tláhuac, Xochimilco, Milpa Alta e Iztapalapa, según informaron las autoridades el día de la ejecución de El Ojos. Reportes de prensa también lo ubican en Álvaro Obregón.
Sánchez Valdés refiere la presencia de Los Caballeros Templarios, surgidos en Michoacán, en Iztapalapa y Benito Juárez. Al CJNG lo ubica en Iztapalapa, Tláhuac, Coyoacán, Xochimilco y Tlalpan. Al Cártel de Sinaloa, en Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza e Iztapalapa.
En su reporte, el Cártel del Golfo aparece en GAM e Iztapalapa. La Familia, también surgida en Michoacán, en GAM, Iztacalco, Tláhuac, Tlalpan y Magdalena Contreras. Guerreros Unidos en Azcapotzalco, GAM, Cuauhtémoc, Iztacalco, Iztapalapa, Coyoacán, Magdalena Contreras y Tlalpan. Los Zetas en Cuauhtémoc e Iztapalapa.
En el caso de La Unión Tepito, asegura que se ha reportado su presencia en GAM, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez, Iztacalco, Iztapalapa, Coyoacán y Magdalena Contreras. Precisa que ese grupo ha logrado un corredor de extorsión a comercios y narcomenudeo que abarca las colonias Polanco, Condesa, Roma, la avenida Insurgentes, la Zona Rosa y la colonia Del Valle; además de la venta de droga en el centro y norte de la ciudad.
Respecto a este grupo, el colaborador de Causa en Común, organización no gubernamental dedicada a la evaluación de las políticas públicas en materia policial, explica que se trata de un grupo independiente surgido desde los noventa, que ha colaborado con las organizaciones predominantes, como el Cártel de Sinaloa y el del Golfo, en su momento, y ahora con el CJNG.
Unión Tepito
Autoridades de la Ciudad de México –que pidieron el anonimato– confirmaron a este semanario la existencia de esa “sociedad estratégica”, y explicaron que La Unión Tepito es un grupo con muchas más capacidades que el Cártel de Tláhuac.
En el área de inteligencia del gobierno federal hay indicios de que ese grupo tiene mayor estructura, alcance y fortaleza que el grupo de Tláhuac. “Sin embargo, Tepito tiene una forma distinta, porque no se parece al grupo tradicional delincuencial, ya que está soportado por un gran número de personas, apreciando la base social que la apoya”.
El operativo de la Marina en Tláhuac visibilizó lo que el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, ha pretendido eludir en todo momento y que incluso fue reportado el jueves 27 por el diario estadunidense The Washington Post. Su gobierno no sólo recibió denuncias de distintos delegados respecto a la operación de los grupos delictivos en la ciudad, sino que él mismo fue objeto de advertencias por esos grupos. En particular, del CJNG.
En un reportaje de la reportera Jesusa Cervantes publicado en este semanario hace casi dos años (Proceso 2030, del 27 de septiembre de 2015), Mancera; su entonces procurador, Rodolfo Ríos, y la SSP fueron los destinatarios de mensajes atribuidos al CJNG. Tres cartulinas fueron colocadas afuera de dos ministerios públicos de la capital: en Benito Juárez y Tlalpan, y en la Glorieta de los Insurgentes, prácticamente en las puertas de la SSP.
Después de publicado el reportaje, la reportera tuvo acceso en 2016 a nuevos mensajes al jefe de gobierno. Uno de ellos fue colocado sobre el cadáver de, al parecer, un policía: “La plaza es nuesta y aqui todos pagan el que no respete le toca lebanton manos con ojos los vamos a desaparecer. Mancera CUMPLA YA”.
Los “narcomensajes” dirigidos a Mancera se registran desde que era procurador de la ciudad.
En entrevista con este medio en 2011, a propósito de los operativos antinarco del Ejército y la Marina en la capital, el ahora jefe de gobierno aseguró que ésta “no es un punto de concentración o asentamiento de cárteles ni tampoco foco de distribución de la droga”. Y explicó: lo que han dicho los propios actores de la delincuencia organizada en algunas declaraciones es que la Ciudad de México se les dificulta para la operación porque requieren de mucha gente, de una rápida movilidad y de grandes esquemas de protección.
Según Mancera, la capital se les dificultaba a esas organizaciones porque hay un cuerpo policiaco muy grande, de más de 70 mil elementos, concentrado en un mando único.
Sobre la presencia y la actividad de la delincuencia organizada, Guillermo Gazal Jafil, quien desde hace más de 30 años preside la Asociación de Empresarios y Comerciantes Unidos del Centro Histórico y de la Ciudad de México, en entrevista con Proceso, hace un recuento de la creciente presencia de los cárteles de la droga en la capital.
Cuenta que cuando Mancera era jefe de gobierno electo –acompañado de Hiram Almeida y Rodolfo Ríos–, Gazal le refirió la alarmante situación de la Ciudad de México, con bandas del crimen organizado, la policía infiltrada y el llamado pago del derecho de piso.
“¡Párele, párele. En la Ciudad de México no hay bandas!”, me dijo, sumamente molesto.
Gazal le respondió: “¿Cómo que no? Soy representante de los comerciantes y empresarios establecidos del Centro Histórico. Vengo a defender la ciudad porque ya destrozamos estados. Le puedo hablar de Michoacán y Tamaulipas, pero me basta y sobra con la Ciudad de México para afirmarle que sí hay delincuencia organizada y sí pagamos derecho de piso. Le puedo traer testigos”.
Continúa: “Mancera me paró en seco: ‘Ni una palabra más, de eso ni se hable’, nos dijo textualmente. Me acompañaban integrantes de mi mesa directiva”.
Cuenta que para el pago de derecho de piso, al inicio pasó un joven y a cada propietario le avisaba cuánto iba a pagar: “Tú 20 mil, tú 25 mil, o hasta 30 mil pesos a la semana”. También se daban cobros de piso por día, de mil a mil 500 pesos. Luego se sumaron secuestros, asaltos y robos.
Asegura que para 2012 su organización tenía detectadas a algunas bandas que operaban para la entonces Familia Michoacana. Luego se sumaron Los Zetas, después el CJNG y otros más, “que se apoderaron de la ciudad”. Menciona también a grupos locales como Los Aterrados, Los Chineros o Los Coreanos.
Dice que ante sus insistentes denuncias, el entonces secretario de Gobierno, Héctor Serrano, hoy secretario de Movilidad, le ofreció un puesto en el gobierno de Mancera.
Me dijo: “Gazal, ¿qué puesto quieres?”.
“Le dije: ‘¡Qué poca vergüenza tienes, deberías de renunciar! ¡Cómo es posible que te pongan en este cargo cuando todos los comerciantes del centro sabemos quién eres!’. Amenazó con demandarme. Nunca lo hizo.”

No hay comentarios.: