Ir al contenido principal

Presionar a los dos adversarios de Siria


 Presionar a los dos adversarios en Siria/Tzvetan Todorov es semiólogo, filósofo e historiador de origen búlgaro y nacionalidad francesa. 
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.
El País | 15 de septiembre de 2013
Podemos discutir tanto los motivos para justificar la intervención militar en Siria como la identidad de los participantes o sus objetivos.
El uso de armas químicas en Damasco parece ya confirmado; no está tan claro de quién es la responsabilidad. Los Gobiernos occidentales habían anunciado que esa era la línea roja que les empujaría, de manera automática, a una intervención militar.Una condición como esa no tiene más remedio que suscitar manipulaciones y provocaciones, y la historia de las guerras está llena de episodios de este tipo: acusar de actos así a uno de los beligerantes permite convertirle en objeto de oprobio y, como consecuencia, deshacerse de él. Sin una investigación a fondo, no es posible disipar las dudas sobre la identidad del responsable.

En el mundo actual, la capacidad de tomar la decisión sobre una intervención militar corresponde al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Esta institución no está libre de críticas: su núcleo permanente está formado, no por representantes de todos los continentes, ni de la mayoría de la población mundial, sino por los vencedores de la II Guerra Mundial. Es decir, es la encarnación del derecho del más fuerte.
En la actualidad está bloqueado por el veto de dos de sus miembros permanentes, Rusia y China, si bien todos los demás miembros han hecho también uso de ese derecho en el pasado. Aparte del Consejo, se podría consultar a la Asamblea General de la ONU, cuya conformidad permitiría, si no legalizar, al menos legitimar la intervención. Pero esta situación también ha quedado descartada, puesto que no está asegurado un voto positivo. Igual que se ha eliminado la idea de exigir la aprobación del G20, el club de los 20 países más poderosos del mundo, porque tampoco en ese caso está garantizada la mayoría. Por consiguiente, se trata de conformarse con la solución actual: actuar en nombre de una “coalición de voluntarios”, aunque no esté formada más que por dos países, Estados Unidos y Francia.
Es cierto que es una decisión que ya se ha tomado en otros casos recientes (las intervenciones en Kosovo e Irak), pero esos precedentes no justifican nada; pusieron en ridículo a sus propias instituciones. Qué paradoja: las reglas de la vida internacional valen para todos, menos para los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, encargados de garantizarlas. Hoy, estas intervenciones se apoyan explícitamente en la capacidad militar de los países que las emprenden. Para el presidente de Estados Unidos, su país tiene una misión universal “por ser la nación más poderosa del mundo”. El presidente francés explica su decisión de intervenir en Siria con argumentos similares: “Existen pocos países capaces de infligir una sanción con los medios adecuados. Francia es uno de ellos”. Es decir, la fuerza sigue siendo la base del derecho.
Hace 100 años, Rudyard Kipling, cantor del colonialismo occidental, describió en términos emocionados “la carga del hombre blanco”, obligado a “vigilar a los pueblos salvajes, errantes / mitad diablos mitad niños” , que ni siquiera reconocían los bienes que les proporcionaba; en pago, los colonizadores recibían “la censura de vuestros superiores; / el odio de aquellos a quienes protegéis”. El vocabulario del “castigo” empleado hoy evoca este reparto de papeles: a un lado los niños turbulentos, que ignoran lo que les conviene (a veces se les llama directamente bárbaros o monstruos); al otro, los señores, que tienen la sabiduría y el poder.
La diferencia con la época colonial es que una parte de los niños indisciplinados pide a las potencias occidentales que expulsen a los gobernantes (Sadam Husein, el coronel Gadafi, Bachar el Asad), pero que después se vayan de inmediato. ¿Será tal vez que la carga del hombre democrático (que solo vive en los países occidentales, los que se autodenominan “la comunidad internacional”) consiste en el deber de injerencia universal, la responsabilidad de proteger a los demás pueblos del planeta?
Se debate asimismo la cuestión de cuánto debe prolongarse la intervención. En opinión de los neoconservadores estadounidenses y franceses, e incluso de algunos jefes de Gobierno de la región, hay que aprovechar la oportunidad para derrocar a quienes ocupan hoy el poder. Pero nadie puede garantizar que los nuevos gobernantes vayan a ser mejores que los anteriores. El conflicto entre unos manifestantes pacíficos que exigían libertades democráticas y el poder represivo se ha convertido en un enfrentamiento entre distintos grupos religiosos, sostenidos por las teocracias de la región, Arabia Saudí en un bando e Irán en el otro. La guerra, una vez desatada, se rige por su propia lógica, que arroja al olvido las justificaciones iniciales y las sustituye por el resentimiento y la llamada a la venganza. Y las opciones extremistas pueden más que la moderación.
Si se establece de forma inequívoca la responsabilidad por el uso del gas, limitarse a una sanción parcial y simbólica no permitirá eliminar el mal de esta parte del mundo. Pero existe el temor a que la alternativa cause aún más estragos, como ya ocurrió en intervenciones anteriores. En lugar de ayudar a una de las partes beligerantes, ¿no sería mejor presionar a los dos odiados adversarios, los “terroristas” y el “tirano”, para que se sienten a negociar? Sería una solución imperfecta, pero Occidente debe tragarse su soberbia y reconocer que no puede resolver todos los problemas del mundo, que la buena voluntad choca contra una dimensión trágica de la historia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.