Ir al contenido principal

7º Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia.

Palabras del Presidente Enrique Peña Nieto, durante el 7º Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia. Reforma al Sistema de Justicia Penal a un Año de Vigencia
20 de mayo de 2015
Muchas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.
Quiero saludarles con afecto, particularmente a Alejandro Martí, a Ernesto Canales, quienes desde hace ya, siete años han sido promotores de este Foro sobre Seguridad y Justicia.
Quiero felicitarles a ustedes y a las demás asociaciones, organizaciones de la sociedad civil que participan en este esfuerzo.
Académicos, a estudiantes de distintas instituciones de educación superior y a todos quienes han hecho suyo este cambio paradigmático para la justicia de nuestro país.
Hace un momento, al escuchar al propio Alejandro, a Miguel Carbonell, sin duda, se recupera y resalta realmente el compromiso de todas las asociaciones que aquí participan por acompañar este compromiso, esta obligación que tiene el Estado mexicano, para realmente arribar a un nuevo modelo de justicia penal, oral y adversarial.
Esto, como aquí se ha dicho, es un cambio de modelo. Es cambiar el modelo que por más de 100 años tuvo nuestro país, para incursionar en uno nuevo.

Y en esta vacatio legis, en este periodo concedido por el Constituyente Permanente, al haber hecho este cambio de modelo de justicia para nuestro país. De ocho años, hoy estamos cada día más cerca de arribar a la fecha, 18 de junio del próximo año, en la que el Estado mexicano tiene la obligación de que este modelo exista y sea el que prevalezca y tenga plena vigencia en todo el territorio nacional.
Es claro que la tarea no ha sido fácil, y yo quiero felicitarles, porque ustedes han hecho suyo este mismo propósito, lo han asumido con enorme compromiso, con enorme entusiasmo y, sobre todo, con enorme responsabilidad social.
Haciendo referencia a la cita que hiciera Alejandro Martí hace un momento, ustedes son de los que decidieron no quedarse sentados a esperar qué pasaba, sino que se involucraron y desde la sociedad han venido alzando la voz para apoyar y acompañar este proceso de cambio en favor de la justicia y seguridad de nuestro país.
En nombre de la sociedad mexicana y como Presidente de México, les expreso mi felicitación y mi más amplio reconocimiento.
Ustedes, como aquí lo señalo, y perdónenme, saludo a todos los integrantes de este presídium.
Al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal; a los señores gobernadores de distintas Entidades Federativas; a representantes del Senado de la República, de la Cámara de Diputados, a Senadoras y Senadores, Diputadas y Diputados aquí presentes.
A todas las autoridades de diferentes órdenes de Gobierno, del Gobierno de la República, del Poder Judicial.
A la Magistrada representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y de su Presidente.
Saludo también a los Presidentes de Tribunales de Justicia aquí presentes, particularmente al del Distrito Federal, que además es Presidente del órgano y de esta asociación que hay de todos los Tribuales de Justicia del país, de las distintas Entidades Federativas.
Académicos, a universitarios.
A procuradores de justicia de distintas Entidades Federativas. En fin.
A esta importante audiencia que, sin duda, representa a distintas áreas gubernamentales que están involucradas y con enorme compromiso de participar en la instrumentación del Sistema de Justicia, que hoy nos convoca y nos ocupa.
La sociedad civil, les saludo con respeto, a todas y a todos ustedes.
Decía yo que la sociedad civil, sin duda, ha sido un motor realmente muy importante de este cambio y de este modelo.
Quiero decirte, Alejandro, o decirles a todas y a todos ustedes, que la presencia de un servidor hoy, aquí, como la que he tenido en el pasado, en mi responsabilidad como Presidente de la República, como Gobernador del Estado de México, que justamente coincidió con el momento en que se da este cambio de modelo de justicia, responde, primero, a la obligación que tiene el Ejecutivo Federal, para ser parte de la debida instrumentación de este Sistema de Justicia nuevo para el país.
Pero, además, entraña también un compromiso personal, un entusiasmo personal que hay, al igual que entre ustedes tienen, porque realmente este nuevo Sistema de Justicia sirva para que en el país haya, como lo ha dicho Miguel Carbonell, justicia pronta y expedita.
Éste es el anhelo y éste es el deseo que está marcado en nuestra Constitución. Eso es lo que quiere la sociedad mexicana.
Hoy, somos una sociedad muy distinta de aquella que había cuando se hizo la Constitución de 1917 y que desde entonces mandató la creación de un sistema, hoy diferente, por el que estamos trabajando, para que hubiese justicia pronta y expedita.
Y es claro que es un anhelo no debida y suficientemente alcanzado.
Y hoy, que somos una sociedad con más integrantes, con mayor demografía, con avances institucionales importantes, sin duda nos ocupa realmente hacer que este modelo pruebe su éxito y cumpla con el deseo que está trazado en la Constitución: justicia pronta y expedita para todas y todos los mexicanos.
Por eso estamos aquí, les quiero decir, porque el Gobierno de la República asume esta obligación y la asume con gran entusiasmo.
Y prueba de ello es justamente lo que quiero compartirles en algunas cifras que se suman a las que aquí ya han dado quienes me han antecedido en el uso de la palabra.
Tanto en el informe o datos que nos compartió la representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la Magistrada, quien ha hecho referencia del compromiso que tiene la Suprema Corte de Justicia; la que aquí habré de compartirles que hace a la tarea que hace al Gobierno de la República, y avances otros que seguramente ustedes estarán aquí, hoy compartiendo en este foro a través de distintos participantes que han sido invitados al mismo.
Yo nuevamente quiero felicitar a todas las organizaciones de la sociedad civil por su compromiso, y porque veo cómo se acrecienta la participación entusiasta de cada vez un mayor número de más organizaciones.
Comentaba con Alejandro que cuando inició este primer foro, el primer foro que se organizó hace siete años eran muy pocos. Este espacio hubiese estado sobrado, realmente, para albergar a los muy pocos que había en aquél entonces, pero, sin duda, cada día crece en número de actores, de organizaciones y de voces de la sociedad civil que hacen suyo este propósito.
El Gobierno de la República además, en esta tarea como en otras, tiene un, o le inspira, realmente, un espíritu transformador.
Hemos sido un Gobierno que ha decidido hacer cambios paradigmáticos en distintos órdenes, entendiendo que no son fáciles.
Que cuando se resuelve cambiar y transformar para llegar a mejores condiciones, romper con los tabúes, romper con paradigmas del pasado, romper con costumbres inerciales de varias generaciones, no resulta fácil.
Pero hoy en día es imprescindible, si realmente queremos trazar para esta sociedad un futuro más esperanzador y un futuro de mejores condiciones, simplemente porque hemos cambiado, porque el mundo está cambiando y lo sigue haciendo, y porque seguimos siendo parte de una dinámica de cambio constante, como ocurre en el devenir histórico de cualquier sociedad.
Y lo que nos habrá de ocupar es, precisamente, ser parte de las transformaciones, de los cambios que resulten en condiciones de mayor calidad de vida para la sociedad presente, de mayor bienestar y para las futuras generaciones.
Déjenme compartir los siguientes datos sobre cómo está hoy el Sistema de Justicia Penal, que es el tema de esta convocatoria, el día de hoy.
En el 2016, como aquí ya se ha dicho, el Sistema Procesal Penal Acusatorio deberá estar operando en las 32 entidades del país y a nivel Federal.
El Gobierno de la República ha acompañado este esfuerzo, y para ello hemos llevado a cabo las siguientes acciones.
Asignamos un presupuesto histórico de casi 10 mil millones de pesos, para la implementación del sistema en las Entidades Federativas.
Establecimos un plan de aceleración para acompañar a las Entidades Federativas en su instrumentación.
Realizamos un esfuerzo de capacitación para garantizar que todos los operadores cuenten con los conocimientos necesarios.
Junto con los Congresos locales, avanzamos en un 90 por ciento en la armonización estatal con el Código Nacional de Procedimientos Penales, y estamos desarrollando las herramientas e infraestructura para garantizar una investigación científica de los delitos, elemento clave para el éxito del sistema.
A nivel estatal, el Sistema Procesal Penal Acusatorio opera ya de forma total o parcial en 30 Entidades Federativas; mientras que el Código Nacional de Procedimientos Penales funciona en 23 de ellas.
En el ámbito Federal, tanto el nuevo sistema procesal, como el Código Nacional, se proyecta que opere, a finales de este año en 14 entidades, y para junio del próximo año, de 2016, estarán funcionando en toda la geografía nacional.
En síntesis. El Gobierno de la República ha hecho de la instrumentación de la Reforma Penal una prioridad nacional.
No hemos, y ustedes lo saben porque nos han acompañado en este propósito, no hemos escatimado esfuerzos para respaldar a los gobiernos estatales en esta importante transición.
Pero también hay que dejar muy en claro que esto no sólo depende de la voluntad del Gobierno de la República. Depende también del esfuerzo propio que haga cada una de las entidades, y cada estado y su sociedad podrá evaluar y ponderar realmente en dónde ha habido un compromiso serio de todos los Poderes de cada entidad por asumir la responsabilidad plena frente a este reto que todos tenemos.
Por su parte, quiero decirles que las dependencias del Gobierno de la República están trabajando en el cumplimiento de las indicaciones que les he dado, y que quiero también referirles. Cinco son, puntualmente.
La primera: Mantener el respaldo institucional a las entidades para cumplir el plazo constitucional que está fijado.
Segundo. Agilizar y ampliar los procesos de capacitación de policías, Ministerios Públicos, defensores de oficio, peritos y otros servidores públicos federales, fomentando entre ellos una estrecha colaboración institucional.
Tercero. Fortalecer el diálogo con el Congreso para concretar las leyes pendientes.
Miguel Carbonell, en su intervención, hizo referencia a ello. Además, me lo ha solicitado y con entusiasmo asumo el compromiso, realmente, de ser voz que insista ante el Congreso de la Unión para que todos estos ordenamientos pendientes de ser aprobados puedan realmente materializarse en el más breve tiempo y en el plazo más breve.
Ese es mi compromiso.
Cuarto. Mantener las respetuosas y constructivas reuniones de trabajo de alto nivel con el Poder Judicial de la Federación, a partir de las bases de colaboración que hemos convenido con este Poder.
Y quinto: Intensificar las campañas de difusión para que más mexicanos conozcan el nuevo Sistema de Justicia Penal y los beneficios que trae consigo.
El propio Miguel Carbonell dio algunos ejemplos muy ilustrativos de cómo, sin duda, este Sistema de Justicia cambia y acredita en su funcionamiento que sirve a dictar una justicia más pronta, significa en menos tiempo, de manera más breve y de forma oportuna.
Los números hablan por sí mismos, como también será importante fijar indicadores puntuales para la evaluación del sistema ya una vez operando. Tanto en lo que va de este tramo de implementación, en donde hay indicadores muy puntuales, que ustedes mismos aquí han referido, como lo que significará realmente ya la evaluación que se tenga en cada entidad y a nivel federal de este Sistema nuevo de Justicia Penal en los indicadores que se fijen, se determinen y permitan evaluar cómo funciona el sistema.
Quiero concluir diciendo lo siguiente:
Sin duda, estamos frente a un cambio, como ya lo señalé, paradigmático. Así nos lo hemos propuesto en otras tareas y en otros órdenes, pero en materia de justicia, sin duda, es uno en donde había una tarea pendiente y había una deuda con la sociedad mexicana.
Llevar este modelo a su debida instrumentación, no sólo significa haber hecho los cambios legales necesarios para ello.
Las leyes por sí mismas no aseguran su debida aplicación. Son las instituciones del Estado mexicano, en los Poderes y en los órdenes de Gobierno en donde debe materializarse debidamente.
Y esto implica un cambio de cultura, como lo expresara el propio Alejandro Martí, un cambio cultural, no sólo de quienes son autoridad, sino también de quienes están formando, desde la academia, para ser actores y protagonistas de la instrumentación de este nuevo modelo de justicia penal que queremos para el país, para alcanzar este propósito: justicia pronta y expedita para todas y todos los mexicanos.
Reitero mi compromiso, y con ello concluyo. Tengan la certeza, todas las asociaciones aquí presentes, todos los actores que representan distintas instituciones académicas, de investigación del Estado mexicano, que el Gobierno de la República es un entusiasta participante y debidamente comprometido para llevar a muy buen término la conclusión de la instrumentación de este Sistema de Justicia Penal Acusatorio para todos los mexicanos.
El Gobierno de la República está puesto y tienen, en el Presidente de la República, a un aliado permanente.
Muchas gracias.
Procedo a la Declaratoria de Inauguración de este 7º Foro Nacional Sobre Seguridad y Justicia, reiterando mi felicitación a todas y a todos los participantes en el mismo, a quienes habrán de encontrar en este espacio, un amplio debate sobre lo que se ha hecho y sobre lo que falta por hacer.
Y yo también deseo que las instituciones que aquí participen puedan, realmente, mostrar lo que han trabajado y lo que les falta por hacer. Es tarea de todos.
Porque, al final de cuentas, no es sólo obligación de unos cuantos, sino de todos, especialmente de quienes tienen responsabilidad pública y de quienes son la sociedad, la beneficiaria de este sistema que hemos trabajado y que ustedes han acompañado para todo el país.
Por eso, deseo el mayor de los éxitos. Y es para mí un gran honor, como Presidente de la República, declarar formalmente inaugurado, hoy 20 de mayo del 2015, este Foro Nacional Sobre Seguridad y Justicia, el séptimo, con la certeza que las deliberaciones y propuestas contribuirán a consolidar a nuestro país como un Estado democrático de derecho.
Hago votos porque así sea.

Felicidades y éxito.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz Publicado en La Silla Rota, 23 de octubre de 2013 Rocío del Carmen Lizárraga tenía 17 años en febrero de 1990, cuando fue coronada Reina del Carnaval de Mazatlán. Aquella había sido una competición muy cerrada, la noche de la votación se impuso por un margen estrecho a Libia Zulema Farriols, una chica que se ganó a la audiencia con su sonrisa y porte, lo que se tradujo en ser coronada como reina de los Juegos Florales, una distinción que se le da por lo regular a la mujer que queda en segundo lugar.
 El reinado del carnaval de Mazatlán es cosa seria. Durante un año, la soberana tiene varias actividades y obligaciones que el protocolo impone, una vez transcurrido este lapso, se le sigue guardando veneración y respeto como monarca que fue. Quizá por eso en aquellos días la sociedad sinaloense no se explicaba cómo pudo ocurrir algo que resultó inusitado en la historia del certamen. Pasadas las primeras semanas del festejo, Rocío del Carmen cumpl…