Ir al contenido principal

Los límites del poder blando de China/Joseph S. Nye, Jr.

Los límites del poder blando de China/Joseph S. Nye, Jr., a former US assistant secretary of defense and chairman of the US National Intelligence Council, is University Professor at Harvard University and a member of the World Economic Forum Global Agenda Council on the Future of Government. He is the author, most recently, of Is the American Century Over?
Project Syndicate |13-07-15
China viene haciendo esfuerzos importantes para aumentar su capacidad de influir en otros países sin recurrir a la fuerza o la coerción. En 2007, el entonces presidente Hu Jintao le dijo al Partido Comunista que el país necesitaba aumentar su poder blando; el presidente Xi Jinping repitió el mismo mensaje el año pasado. Ellos saben que, para un país como China, cuyo poder económico y militar creciente corre el riesgo de asustar a sus vecinos y llevarlos a formar coaliciones de contrapeso, una estrategia inteligente debe incluir esfuerzos para infundir menos temor. Pero sus ambiciones de poder blando todavía enfrentan obstáculos importantes.
Sin duda, los esfuerzos chinos han tenido cierto impacto. En tanto China recluta países para integrar su Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura y reparte miles de millones de dólares de ayuda durante las visitas estatales al exterior, algunos observadores temen que, cuando se habla de poder blando, China en realidad podría sacarles ventaja a países como Estados Unidos. El sinólogo norteamericano David Shambaugh, por ejemplo, estima que el país invierte aproximadamente 10.000 millones de dólares al año en “propaganda externa”. En comparación, Estados Unidos gastó apenas 666 millones de dólares en diplomacia pública el año pasado.

Sin embargo, los miles de millones de dólares que China está gastando en su ofensiva de encantamiento sólo han tenido un retorno limitado. Encuestas en Norteamérica, Europa, India y Japón demuestran que las opiniones sobre la influencia de China son predominantemente negativas. El país es visto con una mirada más positiva en América Latina y África, donde no tiene ninguna disputa territorial y donde las preocupaciones por los derechos humanos no siempre están en el tope de la agenda pública. Pero inclusive en muchos países en esas regiones, las prácticas chinas como importar mano de obra para proyectos de infraestructura no son populares.
Combinar el poder duro y el poder blando en una estrategia inteligente, al parecer, no es fácil. Un país obtiene su poder blando principalmente de tres recursos: su cultura (en lugares que la encuentran atractiva), sus valores políticos (cuando vive a su altura fronteras adentro y en el extranjero) y sus políticas exteriores (cuando son consideradas legítimas y con autoridad moral). China ha enfatizado sus fortalezas culturales y económicas, pero le ha prestado menos atención a los aspectos políticos que pueden minar sus esfuerzos.
Dos factores importantes limitan el poder blando de China, según los resultados de encuestas internacionales recientes. El primero es el nacionalismo. El Partido Comunista ha basado su legitimidad no sólo en una tasa alta de crecimiento económico, sino también en apelaciones al nacionalismo. Esto ha reducido el atractivo universal del “sueño chino” de Xi, a la vez que fomentó políticas en el Mar de la China Meridional y otras partes que generan antagonismo entre sus vecinos.
China, por ejemplo, amedrenta a las Filipinas por la posesión de islas en disputa en el Mar de la China Meridional y, así, el Instituto Confucio que China estableció en Manila para enseñar la cultura china es sólo una muestra de buena voluntad. (China abrió unos 500 institutos de este tipo en más de 100 países). Las consecuencias de la política exterior del país se pueden ver en las manifestaciones en contra de China el año pasado en Vietnam luego de la instalación de una plataforma de perforación petrolera china en aguas reclamadas por ambos países.
La otra limitación es la renuencia de parte de China a sacar plena ventaja de una sociedad civil sin censura. Como observó The Economist, el Partido Comunista chino no compró la idea de que el poder blando emana principalmente de los individuos, el sector privado y la sociedad civil. Por el contrario, se aferró a la noción de que el gobierno es la principal fuente de poder blando, al promover antiguos íconos culturales que a su entender podrían tener un atractivo global, utilizando a menudo herramientas de propaganda.
En el paisaje mediático de hoy, la información es abundante. Lo que escasea es la atención, que depende de la credibilidad -y la propaganda del gobierno rara vez es creíble-. A pesar de todos los esfuerzos de parte de China para posicionar a la agencia de noticias Xinhua y a China Central Television como competidores de CNN y la BBC, la audiencia internacional para una propaganda agresiva es prácticamente inexistente.
Estados Unidos, por el contrario, obtiene gran parte de su poder blando, no del gobierno, sino de la sociedad civil -desde universidades y fundaciones hasta Hollywood y la cultura popular-. China todavía no tiene industrias culturales globales en la dimensión de Hollywood o universidades capaces de competir con las de Estados Unidos. Aún más importante, carece de las muchas organizaciones no gubernamentales que generan gran parte del poder blando de Estados Unidos.
Además de generar buena voluntad y promover la imagen del país en el exterior, las fuentes no gubernamentales de poder blanco a veces pueden compensar las políticas impopulares del gobierno -como la invasión estadounidense a Irak- a través de su reacción crítica y sin censura. China, en cambio, ha sido testigo de cómo sus políticas gubernamentales minan sus éxitos en el terreno del poder blando.
Por cierto, las medidas duras a nivel nacional contra los activistas por los derechos humanos socavaron los triunfos en materia de poder blando de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008. Y los beneficios de la Expo Shanghái de 2009 se vieron rápidamente opacados por el encarcelamiento del premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo y las pantallas de televisión de todo el mundo cuando transmitían escenas de una silla vacía en las ceremonias de Oslo. Los expertos en marketing llaman a esto “pisotear el propio mensaje”.
Los programas de ayuda de China suelen ser exitosos y constructivos. Su economía es fuerte y su cultura tradicional es ampliamente admirada. Pero si el país no materializa su enorme potencial de poder blando, tendrá que repensar sus políticas en casa y en el exterior, limitando los reclamos a sus vecinos y aprendiendo a aceptar las críticas a fin de dar rienda suelta a los talentos de su sociedad civil. Mientras China avive las llamas del nacionalismo y sujete firmemente las riendas del control partidario, su poder blando nunca dejará de ser limitado.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz Publicado en La Silla Rota, 23 de octubre de 2013 Rocío del Carmen Lizárraga tenía 17 años en febrero de 1990, cuando fue coronada Reina del Carnaval de Mazatlán. Aquella había sido una competición muy cerrada, la noche de la votación se impuso por un margen estrecho a Libia Zulema Farriols, una chica que se ganó a la audiencia con su sonrisa y porte, lo que se tradujo en ser coronada como reina de los Juegos Florales, una distinción que se le da por lo regular a la mujer que queda en segundo lugar.
 El reinado del carnaval de Mazatlán es cosa seria. Durante un año, la soberana tiene varias actividades y obligaciones que el protocolo impone, una vez transcurrido este lapso, se le sigue guardando veneración y respeto como monarca que fue. Quizá por eso en aquellos días la sociedad sinaloense no se explicaba cómo pudo ocurrir algo que resultó inusitado en la historia del certamen. Pasadas las primeras semanas del festejo, Rocío del Carmen cumpl…