24 mar. 2017

La contrarreforma sanitaria de Trump encalla en el Congreso

La contrarreforma sanitaria de Trump encalla en el Congreso
Dura derrota para el presidente, que no logra convencer a los conservadores de su propio partido de que apoyen la propuesta

PABLO PARDO Corresponsal Washington/ El Mundo, 24/03/2017
Ganó las elecciones por su presunta capacidad para negociar. Pero, por ahora, no lo ha demostrado. Por el momento, Donald Trump no solo no ha conseguido que la Justicia apruebe sus regulaciones en inmigración, ni que México acceda a pagar el famoso muro que quiere construir en la frontera, sino que acaba de sufrir una durísima derrota política, y a manos de sus compañeros de partido: el voto en el Congreso de la 'contrarreforma' sanitaria que debía desmontar la llevada a cabo por Obama en 2010 fue aplazado este jueves debido a la oposición del 'Caucus [una palabra que significa 'asamblea'] de la Libertad', que agrupa a los republicanos más conservadores.

El aplazamiento del voto es un fracaso político de primera magnitud para Trump y también para su principal rival por el control del Partido Republicano, el ultraliberal presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan. Ambos habían planeado que la votación se llevara a cabo este jueves, en una fecha simbólica porque se cumplían exactamente 7 años desde que Obama había firmado la reforma, que ha dado cobertura médica, en su inmensa mayor parte privada, a 24 millones de personas que antes no la tenían. Según los cálculos de la Oficina Presupuestaria del Congreso, la 'contrarreforma' hará que 14 millones de asegurados pierdan su cobertura el año que viene.
Ahora, Trump y Ryan deberán seguir presionando al 'Caucus de la Libertad'. Eso significa que deberán moverse más a la derecha para que la Cámara lo apruebe. El problema es que para al menos 4 republicanos del Senado la propuesta actual ya es demasiado conservadora. Y, sin esos 4 votos, la ley no saldrá adelante en el Senado. Para Trump, que gusta de las soluciones expeditivas, este empantanamiento institucional es un duro golpe político.
Las claves de la contrarreforma sanitaria son cuatro. La primera es la eliminación de un impuesto que se agrega al IRPF y que grava las inversiones financieras de los contribuyentes con unos ingresos brutos de más de 188.000 euros anuales. Con ese gravamen, más una pequeña expansión del impuesto que financia el Medicare -el sistema público-privado que cubre la atención médica a la tercera edad -, se ha financiado la expansión de la cobertura sanitaria de la reforma.
El segundo aspecto es la eliminación de la expansión de otro programa público-privado, el Medicaid, que beneficia a las personas de ingresos bajos. El Medicaid es financiado por el Gobierno federal, que transfiere fondos a los estados, que a su vez lo gestionan. El tercer componente es la derogación de las multas establecidas en 2010 para las personas que no tengan un seguro médico privado, y que ascienden a un máximo de 653 euros por persona y año. El cuarto aspecto regula los servicios que las aseguradoras pueden negar y las obliga a destinar más a la atención médica de sus clientes.

No hay comentarios.: