24 mar. 2017

Mons. Ramón Castro, obispo de Cuernavaca responde a Graco

Un funcionario menor, el delegado de Gobernación en Morelos, Gerardo Cubría, lo acusa de violar el artículo 130 constitucional...Mmm. Por favor...
 El Obispo de Cuernavaca Ramón Castro Castro, salió al frente de las diversas acusaciones lanzadas por el Gobernador del estado de Morelos, Graco Ramírez, consideradas por diversos obispos mexicanos como “difamaciones y persecución”.
En declaraciones a la web ACI Prensa, Monseñor Castro lamentó que “aquí quien opina diferente al gobierno del Estado, quien dice la verdad, es perseguido, calumniado, y sobre todo demandado”, y aseguró que “no soy el único”, pues destino similar han sufrido otros críticos de la autoridad estatal.
Para el obispo de Cuernavaca -muy cercano al papa Francisco-, el conflicto con el Gobernador de Morelos “es una historia larga” que se remonta a su llegada a la diócesis en 2013.
“Desde que llegué (ha habido) algunos desencuentros sobre los temas del matrimonio igualitario y sobre el aborto”, indicó.
Otros eventos que han molestado a la autoridad civil, señaló, fueron las marchas por la paz y la familia (de las que ecncabezaron un grupo de organizaciones como la que encabeza Javier Sicilia)., tras las cuales “ha habido una cierta inquietud de parte del gobierno del Estado, porque ha participado mucha gente”.

El Prelado señaló también que “se me acusó de que yo sería el culpable de la violencia de un santuario que se llama Tepalcingo”, luego de enfrentamientos motivados por los mayordomos de la zona.
El Obispo recordó que en un acuerdo realizado entre los mayordomos, autoridades del gobierno del estado y el apoderado legal de la diócesis “se llegó a la determinación que se regresaba al trabajo pastoral de los sacerdotes” y una repartición equitativa entre la Iglesia y los mayordomos de los ingresos económicos de la feria.
“Pero el año pasado, exactamente hace un año más o menos, los mayordomos llevaron 30 personas, bailarines enmascarados, los emborracharon, destruyeron la puerta de la casa del peregrino y del sacerdote, destruyeron la casa del sacerdote, querían linchar al párroco, profanaron el Santísimo, robaron 120 mil pesos  que estaban ahí para compra de material religioso que el párroco había pedido prestados, destruyeron todo lo que había en la cocina, se llevaron las cosas personales del párroco”, señaló.
“Después de esto, nosotros, pro bono pacis –por el bien de la paz– seguimos trabajando sin percibir absolutamente ningún otro beneficio que no fuera pastoral”, añadió.
El obispo  lamentó que “todo el año pasó así. Ellos siguieron administrando, ellos se sienten dueños del santuario, no nos han dejado trabajar pastoralmente y este año volvió a suceder lo mismo y fue cuando decidimos, al no cumplir el acuerdo, retirar la celebración de los sacramentos de parte nuestra”.
“Ellos llevaron a dos sacerdotes ancianos engañados y finalmente un sacerdote falso y que ha sido demandado en tres diócesis y un celebrador de la palabra que no está en comunión con la Iglesia Católica, y sacaron adelante la feria”.
Otra de las acusaciones se debe a una reunión de Mons. Castro Castro con algunos líderes políticos y representantes de la sociedad civil en que les alentó a trabajar por el bien común frente a la difícil situación del Estado.
El prelado señaló que “ahora estoy amenazado”, pues “el gobierno del Estado ha dicho que por meterme en política me va a acusar ante la Conferencia Episcopal, ante la Nunciatura y ante Gobernación”.
“Yo como pastor lo que quiero es la paz, la armonía, pero no se puede tener paz y armonía sin verdad”, dijo, y subrayó que “la verdad hay que consolidarla, hay que trabajarla y la verdad, como dice Jesús, nos hace libres”.
Provincia Eclesiástica de México expresa su apoyo
La Provincia Eclesiástica de México, encabezada por el Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera, expresó su “comunión solidaria” a Mons. Castro Castro, frente a “los ataques, calumnias, difamaciones y persecución de que has sido objeto desde tu llegada a la Diócesis hermana de Cuernavaca”.
··
Apoyo total al Obispo: P. Hugo Valdemar
Luego de que la Provincia Eclesiástica de México enviara una carta de solidaridad (abajo) y apoyo al Obispo Ramón Castro Castro, por los constantes ataques que, a base de falsedades, ha lanzado en su contra el Gobernador de Morelos, Graco Ramírez, Ciro Gómez Leyva entrevistó esta mañana a Hugo Valdemar, Director de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México, para conocer el alcance de este apoyo que en el texto de la misiva se brinda al Obispo.
Valdemar señaló que esta carta representa no sólo un respaldo claro, abierto y manifiesto a Mons. Castro Castro, sino que al mismo tiempo es una reafirmación de la persecución que el Obispo de Cuernavaca sufre, a través de una campaña de calumnias y difamaciones, misma que no pasa inadvertida para los Obispos de la Provincia de México. Señaló que éstos confían plenamente en lo que el Obispo de Cuernavaca viene haciendo, así como en la veracidad de sus denuncias.
Respecto a la declaración del Delegado de Gobernación en Morelos, quien ha querido llevar al plano legal una reunión que Mons. Castro sostuvo con políticos, funcionarios públicos y civiles para tratar asuntos relacionados con la situación de violencia que se vive en la entidad, Valdemar señaló que dicho funcionario del Gobierno ha hecho una declaración muy desafortunada, apelando al artículo 130 constitucional, ya que no se puede culpar a alguien sin haberle llevado un proceso. “Hay que esperar; primero, a que alguien ponga una demanda ante la Secretaría de Gobernación; y segundo, la Secretaría de Gobernación debe analizar el caso con seriedad, a profundidad, para ver si hay tal violación; pero no se puede salir a decir lo que dijo esta persona, porque es un abuso”.
Ante ataques de Graco Ramírez, Obispos apoya a Mons. Castro
Jueves, 23 de marzo de 2017, SIAME
Nota de, Vladimir Alcántara
El Gobernador de Morelos ha mantenido una embestida de falsedades contra el Obispo de Cuernavaca, razón por la que la Provincia Eclesiástica de México le ha enviado una carta de solidaridad.
Ante los ataques, calumnias y difamaciones de que ha sido objeto Mons. Ramón Castro Castro, Obispo de Cuernavaca, por parte del Gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido, la Provincia Eclesiástica de México, encabezada por la Arquidiócesis Primada de México, y a la que pertenecen las diócesis sufragáneas de Cuernavaca, Toluca, Tenancingo y Atlacomulco, dirigió una carta de apoyo al Obispo, misma que se ha hecho del conocimiento de sacerdotes, fieles y personas de buena voluntad de la Diócesis de Cuernavaca.
En días recientes, Mons. Castro señaló que el Gobernador Graco Ramírez mantiene una embestida en su contra a base de falsedades, como el hecho de que recientemente haya asegurado públicamente que él recibió directamente del Gobierno Federal 75 millones de pesos para la restauración de la Catedral, de los cuales “extrajo dos para la construcción de una cancha de tenis en el Seminario”; cuando en realidad, para dichos trabajos en el recinto catedralicio sólo se recibieron 25 millones de pesos, mismos que administra el Municipio de Cuernavaca, y en cuanto a la cancha de tenis, cabe decir que no se construyó ahora, sino entre 2014 y 2015 “con muchísimos esfuerzos”. 
ç Uno de los enojos del Gobernador –aseguró el Obispo de Cuernavaca– es que él en días pasados, debido a la extrema violencia que se vive en la entidad, convocó a políticos, funcionarios públicos y civiles a una reunión para pedirles trabajar en conjunto por el bien de la comunidad; reunión por la que, incluso, el Delegado de Gobernación en Morelos, Gerardo Cubría, lo ha acusado de violar el artículo 130 constitucional, siendo que no ha hecho proselitismo a favor de ningún partido político o candidato, que es lo que establece la constitución; en Morelos, por principio de cuentas, no se viven periodos electorales.
La carta de apoyo de la Provincia Eclesiástica de México a Mons. Castro,está  firmada por el Card. Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México; Mons. Francisco Chavolla, Obispo de Toluca; Mons. Raúl Gómez González, Obispo de Tenancingo, y Mons. Juan Martínez García, Obispo de Atlacomulco, así como por Obispos Auxiliares de la Arquidiócesis de México, se le expresa de manera clara, abierta y absoluta su solidaridad, “por los constantes ataques, calumnias, difamaciones y persecuciones de que has sido objeto desde tu llegada a la Diócesis hermana de Cuernavaca”.
 “Conocemos tu probidad –prosigue el texto– y la hemos constatado en la responsabilidad que la propia Conferencia Episcopal Mexicana te ha confiado al nombrarte miembro del Consejo de Presidencia, como administrador de los recursos de la Iglesia Mexicana. Sabemos además de tu entusiasmo, caridad y entrega pastoral como promotor incansable a favor de la justicia y la paz, al estilo del pastor con olor a oveja, como el Papa Francisco nos ha pedido con insistencia”.
    Finalmente, en dicha misiva, los Obispo y sacerdotes de la Provincia Eclesiástica de México manifiestan su respaldo a Mons. Ramón Castro y lo animan a seguir “con tu espíritu profético, en favor del pueblo de Dios que camina en Morelos, y que la Iglesia ha confiado a tu cuidado pastoral”.
    Cabe señalar que Mons. Castro Castro, a través de un tuit, agradeció a la Provincia Eclesiástica de México la carta de solidaridad y apoyo que le ha sido enviada. “¡Dios les page!”, escribió.
@#

¿Quién es el obispo de Cuernavaca?
Ramón Castro es el primer nombramiento que hizo el papa Francisco en México, realmente se trató de un trasladó. El 15 de mayo de 2013, a pocos días del arribo de Francisco al pontificado, decidió trasladarlo de Campeche a la diócesis de Cuernavaca. 
Sustituyó en el cargo a Alfonso Cortés Contreras quien meses antes fue nombrado arzobispo de León..
Algo vio en este hombre el papa Francisco.
Es originario de Teocuitatlán de Corona , Jalisco (1956-).
Fue ordenado sacerdote para la Diócesis de Tijuana, el 13 de mayo de 1982; inició su ministerio en la parroquia de San José Obrero, en Ensenada, Baja California, más tarde -siete años después- ingreso al servicio Diplomático de la Santa Sede.
Trabajo durante mucho tiempo en el servicio diplomático, un tiempo estuvo en la Nunciatura en Zambia y Malawi (1989-1992), después en Angola (1992-1994),y en Ucrania (1994-1996).
También trabajo en la nunciatura de  Venezuela (1996-1999) y en Paraguay (1999-2001).
 En 2001 fue nombrado Director del Óbolo de San Pedro, en la Secretaria de Estado de la Santa Sede. Osea un cargo importante, una especie de recaudador de dinero de las diócesis del mundo. 
Tiene estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Tijuana (1973-1981). Obtuvo el título de Licenciado en Filosofía en la Universidad del Valle de Atemajac en el año 1980 y el Título de Licenciado en Teología Espiritual en la Facultad de Espiritualidad Teresianum de Roma, Italia. 
Realizó cursos diplomáticos en la Pontificia Académica Eclesiástica, en Roma, Italia, en el periodo 1985-1989.
Es licenciatura en Derecho Canónico, en la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma, Italia (1985-1987), y tienen un doctorado en Teología Espiritual, Facultad de Espiritualidad Teresianum, Roma, Italia.  Su tesis Doctoral: "La Espiritualidad del Representante Pontificio", Roma, Italia (1989) 
Sus trabajos como obispo.
Juan Pablo II lo nombró obispo Auxiliar de Yucatán, en 2004; más tarde en 2006,  Benedicto XVI lo nombró obispo de Campeche. 
Actualmentente en la Conferencia del Episcopado Mexicano es el Responsable de la Dimensión "Justicia, Paz y Reconciliación" de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social.
#


No hay comentarios.: