Ir al contenido principal

La captura del "Cabo Gil" provoca aún más dudas

Revista Proceso # 2029, 20 de septiembre de 2015.
La captura del "Cabo Gil" provoca aún más dudas/EZEQUIEL FLORES CONTRERAS
A casi un año del ataque a los normalistas de Ayotzinapa, las autoridades finalmente detuvieron en Taxco al Cabo Gil, presuntamente implicado en los hechos del 26 de septiembre de 2014 en Iguala. En su captura no hubo gran despliegue de fuerza, no hubo violencia, no hubo disparos, lo que hace pensar a algunos analistas que se trató de una entrega pactada; sobre todo porque él mismo ya había ofrecido entregarse una vez que estuviera capturada la mayor parte de su banda criminal.
 TAXCO, GRO.- La captura de Gildardo López Astudillo, El Gil o El Cabo Gil, acusado de ser lugarteniente del grupo criminal Guerreros Unidos y principal implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sacudió al empresario Federico Figueroa y a la clase política, así como a mandos militares y jefes policiacos que constantemente han sido vinculados con la delincuencia organizada que opera impunemente en el norte de Guerrero.
El jueves 17, el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, anunció que un día antes la Policía Federal y agentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional habían atrapado al Gil, quien se escondía en un inmueble del exclusivo fraccionamiento Lomas de Taxco.

El lugar se ubica sobre el cerro donde está el emblemático hotel Monte Taxco. Ahí, en villas de estilo colonial, habitan políticos locales, como el delegado federal de Economía y exalcalde taxqueño Álvaro Burgos, además de empresarios.
La operación se destacó porque no se utilizó violencia, lo cual, según fuentes oficiales consultadas por Proceso, puede considerarse una “entrega pactada”. Incluso la acción pasó inadvertida para la mayoría de los pobladores y turistas de la ciudad.
 Consultados al respecto el jueves 17 y el viernes 18, vecinos de la zona sólo dieron cuenta de un despliegue inusual de tropas del Ejército y la Marina en la avenida de Los Plateros y un retén a la altura del punto conocido como La Bonanza, en la salida oriental de la ciudad, hacia el estado de Morelos.
 No obstante, vecinos de Lomas de Taxco consultados por el corresponsal describen con reserva un operativo de oficiales encubiertos que cercaron una casa en las faldas del cerro y se retiraron sin violencia a bordo de vehículos particulares, escoltados por patrullas de la Policía Federal (PF).
 Guerra de mantas
 La captura del Gil ocurrió luego de que Federico Figueroa fue acusado por enésima ocasión –en mantas colgadas en Cuernavaca– de dirigir el grupo delictivo Guerreros Unidos y de ser responsable de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
 En efecto, la mañana del jueves 10, en esa ciudad fueron localizadas dos mantas con el siguiente mensaje:
 “Señores de Ayotzinapa pregúntenle por sus hijos a Federico Figueroa y a su cómplice La Yegua, les darán las respuestas. El error de los normalistas fue haber tomado el autobús equivocado porque estaba cargado de droga que pertenecía al líder de Guerreros Unidos, que es Federico Figueroa, por eso mandó que se detuviera ese autobús. Exíjanle el paradero de los normalistas, que ya no los cubra el gobierno, que la verdad salga a la luz”.
 Las autoridades atribuyen el mensaje a Santiago Mazari Miranda, El Carrete, jefe de una célula delincuencial que opera en Morelos y mantiene una confrontación directa con Figueroa, hermano del fallecido cantante Joan Sebastian.
 En abril pasado, padres de los 43 estudiantes desaparecidos llegaron a Iguala para colocar mensajes dirigidos al Carrete, donde le piden ayuda para localizar a sus hijos. Esta acción respondía a una manta encontrada en Cuernavaca y firmada por Mazari, que responsabilizaba a Figueroa del ataque a los normalistas y acusaba al gobierno federal de pretender matarlo para evitar que la verdad del caso Ayotzinapa se conociera, sobre todo el paradero de los normalistas.
 Los señalamientos contra Figueroa comenzaron en mayo de 2014, antes de la tragedia de Iguala, tras la detención del fundador de Guerreros Unidos, Mario Casarrubias Salgado, acusado por el gobierno federal de traficar heroína a bordo de compartimentos ocultos de autobuses y tráileres, en viajes de Iguala a Chicago.
 Una manta hallada en Morelos y firmada por el grupo criminal Morelos Unidos decía que Figueroa habría asumido el liderazgo de Guerreros Unidos: “Sabemos que estás en tu rancho Teacalco Guerrero, con la protección de la Policía Municipal de Taxco, Guerrero, quienes reciben la orden de proteger por el licenciado Eruviel Salgado Chávez, director de Seguridad Pública Municipal, que al igual que tú es un puto rata secuestrador de mierda y responsable de todos los secuestros que ha habido en Taxco, Guerrero”.
 Tras la desaparición de los 43 normalistas se intensificaron los señalamientos –de presuntos nexos con Guerreros Unidos– contra Figueroa, alcaldes de la zona norte de Guerrero y sur de Morelos, autoridades castrenses y jefes policiacos.
 En lo que parecería un perverso juego de acusaciones contra sí mismo, el 16 de octubre del año pasado, en la colonia San José, de Iguala, apareció una manta firmada por El Choky –identificado por las autoridades como miembro de Guerreros Unidos–, donde se señala a ocho alcaldes, entre ellos Salomón Majul González, y al diputado local electo, Héctor Vicario Castrejón, de estar vinculados precisamente con ese grupo delictivo.
 También se señala a los hermanos de Mario Casarrubias Salgado y a la pandilla de Los Peques como responsables de la matanza y desaparición de normalistas: “Sabemos que los responsables son los hermanos Casarrubias Salgado, Adán (El Jitomate), Ángel (El Mochomo), Sidronio (El Chino), junto con los hermanos Benítez Palacios, Oziel (El Oso), Víctor Hugo (El Tilo), Mateo (El Gordo), Salvador (Chava), Reynaldo (Rey), El Cholo Palacios, también Gil, May, Chente, Popoca y La Veva”.
 “¿Señor presidente, quiere nombres? Taxco: Salomón Majul González y Eruviel Salado Sánchez; Ixtapan de la Sal: Ignacio Ávila Navarrete y Efraín Pedroza Flores; Iguala: José Luis Abarca Velázquez y Francisco Valladares; Huitzuco: Héctor Vicario Castrejón, Norberto Figueroa Almozo, Javier Duarte Núñez y Marcelo Villalba Adame; Tepecoacuilco: Antonio Galarza Zavaleta; Cocula: César Miguel Peñaloza; Teloloapan: Ignacio Valladares; Apaxtla: Efraín Peña Damasio. Estos son el grupo que conforma Guerreros Unidos”, remataba el texto firmado por El Choky.
 Las acusaciones contra Figueroa, organizador de bailes populares y vendedor de caballos afincado en Taxco y Morelos, continuaron y la lista se prolongó con los nombres de jefes militares y policiacos.
 El 30 de octubre del año pasado fue encontrada otra manta en Iguala, firmada por El Gil, quien habría advertido que los estudiantes estaban vivos.
 El texto también señalaba que Gildardo López estaba dispuesto a entregarse a las autoridades cuando el gobierno federal detuviera a 80% de la estructura principal de Guerreros Unidos, a la cual presuntamente él pertenece. La manta fue colocada en un lugar ubicado entre la comandancia de la PF y el 27 Batallón de Infantería, en Iguala.
 El mensaje estaba dirigido al presidente Enrique Peña Nieto, a quien le indican que de nada servía la detención de Sidronio Casarrubias, argumentando que la mayoría de los operadores de Guerreros Unidos siguen libres.
 Por ello, se pedía al gobierno federal actuar contra los alcaldes y directores de Seguridad Pública de los municipios de Taxco, Huitzuco, Tepecoacuilco, Apaxtla, Teloloapan y Cocula. La manta hacía referencia al capitán Miguel Crespo y al teniente Vicente Barbosa, ambos pertenecientes al 27 Batallón de Infantería, quienes presuntamente tuvieron una participación activa la noche del 26 al 27 de septiembre en Iguala.
 “Señor presidente Peña Nieto, dice que va a dar con los culpables, su policía no hace nada. Dónde están los directores de seguridad que le dimos; los presidentes de los municipios coludidos con Guerreros Unidos siguen operando normalmente en algunos de ellos. Agárrelos y no los suelten hasta ser bien investigados, no son pendejos para hecharse (sic) la soga al cuello ellos solos”, refiere una parte de la manta.
 Luego advierte: “Todos ellos recibían su nómina para desaparecer gente y secuestrar; cheque cómo también en todos los municipios hay fosas; le exigimos que capture a los culpables”.
 Luego El Cabo Gil condicionaba su entrega: “Ahí están sus nombres, señor presidente de la República, ya que tenga un 80% detenidos de ellos, yo me entregaré; menos no, y les diré tal y como fueron y son las cosas y a lo que nos dedicamos, porque no nada más yo soy el culpable.
 “Los mandos y jefes son los Casarrubias y Los Tilos (Marranas Negras o Peques). No confundan a la comunidad, digan las cosas como son y los estudiantes están vivos. Atte. Gil”, concluye el mensaje.
 El gobierno federal señala al Gil como enlace directo entre las policías de Iguala y Cocula con el grupo Guerreros Unidos. De acuerdo con la declaración ministerial de uno de los líderes de esta banda, Sidronio Casarrubias fue quien ordenó la captura de los normalistas de Ayotzinapa.
 Mientras, la violencia en Iguala persiste, así como también el tráfico de estupefacientes en esta plaza del norte guerrerense, que sigue controlada por Guerreros Unidos, indican a este reportero fuentes que pidieron el anonimato.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.