Ir al contenido principal

Norma Angélica Díaz

Muerte, duelo y memoria
MARTA LAMAS
Revista Proceso (www.proceso.com.mx) # 1671, 9/11/2008;
La muerte es un territorio ensombrecido. Nadie puede aquilatar en su justa dimensión el dolor que produce. Todos los días mueren seres humanos; sin embargo, sólo nos afectan cuando son muertes cercanas o simbólicas. El pasado martes la tragedia del avión desplomado nos cimbró.
Muchas personas compartimos la sensación esquizofrénica de celebrar el triunfo de Obama al mismo tiempo que nos dolían las escenas aterradoras de lo ocurrido en Reforma y Periférico. La vida mostró sus dos caras: la de la desgracia, inmensa e inesperada, y la de la alegría por una renovación política tan alentadora.
En México, la muerte es festejada con calaveritas y celebraciones mortuorias. Esta actitud festiva proviene de una tradición socialmente transmitida, pero a la hora de la hora nada nos prepara para la muerte de a deveras. Hay personas longevas, y sus familiares y amigos se pueden hacer a la idea de que se acerca el fin. Pero si bien una ineludible consecuencia de la vida es la muerte, no hay nada que descoloque más que una muerte a destiempo. Esas muertes nos duelen y nos conmueven más que la del nonagenario que expira en su cama.
El avionazo del 4 de noviembre ha costado muchas vidas, todas únicas, todas valiosas. No voy a hablar de la gravedad política que implica, no porque no me preocupe, sino porque todavía no hay elementos para saber si realmente fue un accidente o, como suponemos muchas personas, un atentado. Quiero recordar el caso de Norma Angélica Díaz. No es mi intención valorar más su muerte sobre las demás, pero no puedo dejar de pensar en su hijita, y en lo poco que, cuando crezca, se podrá acordar de su madre. Periodista egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Norma Angélica era, a sus 26 años, la directora de Información de la Secretaría de Gobernación, una joven viuda que tenía una criaturita de 12 meses de edad. Y el infausto destino de esa chiquita me ronda en la cabeza.
Aceptar la muerte forma parte de la retórica de la cultura mexicana. Octavio Paz dijo: "Nuestra muerte ilumina nuestra vida. Si nuestra muerte carece de sentido, tampoco lo tuvo nuestra vida. La muerte es intransferible como la vida. Si no morimos como vivimos es porque realmente no fue nuestra vida la que vivimos: no nos pertenecía como no nos pertenece la mala suerte que nos mata. Dime cómo mueres y te diré quién eres." Norma Angélica murió en el cumplimiento del deber, como los demás que iban en la fatídica nave. Pero respecto a los transeúntes y automovilistas que tuvieron la desgracia de estar en el lugar del siniestro se aplica lo que dijo Paz: "La mala suerte que mata".
Freud explica el desarrollo de la cultura como una de las principales defensas contra la aceptación de nuestra mortalidad. La cultura prescribe ritos y significaciones cuyo sentido es evitar la aceptación de la propia muerte. Por eso culturalmente alentamos una actitud negadora ante la muerte, y sólo en contadas ocasiones llegamos a sentir el fallecimiento de personas que no conocemos o de quienes sabemos poco.
Todas las vidas están abiertas a la perspectiva de su propia muerte. Pero el hecho de morir está marcado por una doble vertiente: la persona que muere ya no es lo que era y tampoco será lo que podría haber sido. Cuando la muerte llega, le roba la vida a la persona que sigue viva en nuestra memoria. Eso causa un desasosiego insoportable. Y lejos de pretender entender sus causas o razones, es preciso aceptar su ineluctable fatalidad. Para los creyentes, está el consuelo de que al morir se inicia una nueva vida. Para los que pensamos que con la muerte se acaba todo, ese consuelo no nos sirve, pero podemos asirnos a la memoria.
¿Cuánto de la dificultad del duelo consiste en que la persona muerta nos mantiene dolientes mientras ella ya no siente nada por nosotros? El duelo se vive con ira y desgarro hasta que logramos aceptar la muerte física y podemos dar un nuevo destino al recuerdo del ser querido. La hijita de Norma Angélica no vivirá un duelo como el de los hijos ya crecidos de otras víctimas de esta tragedia, pero tal vez éstos, al atravesar ese dolor y seguir viviendo, tendrán un recuerdo más intenso de su padre o de su madre. Las ausencias pueden acompañarnos toda la vida o quedar encerradas en el olvido. La otra orilla del dolor es la memoria, que es capaz de hacer presente al ausente y, al recordarlo, trazar una estela de reminiscencias para superar el dolor.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.