Ir al contenido principal

Este martes 4 elecciones en EU: Obama puede perder

  •  En juego están las 435 curules de la Cámara de Representantes, 36 de las 100 de la Cámara de Senadores de los Estados Unidos y 36 de los 50 gobiernos estatales.
  • Los republicanos sólo necesitan seis lugares más para tener la mayoría en la Cámara alta.

 Revista Proceso No. 1986, 1 de noviembre de 2014.
Lastre electoral/J. JESÚS ESQUIVEL


De cara a las elecciones intermedias del martes 4, numerosas encuestas de varios medios coinciden: el Partido Demócrata podría perder la mayoría en el Senado de los Estados Unidos, lo cual inclinaría la balanza política de todo el país del lado republicano. Y muchos sondeos atribuyen este bache de popularidad a una sola persona: el presidente Barack Obama. Sus promesas de campaña incumplidas y una gestión errática y débil al frente del Ejecutivo, se apunta, serían las razones. Tan es así que algunos candidatos demócratas al Senado le han pedido al mandatario afroamericano que se abstenga de participar en sus actos de campaña, para no seguir perdiendo votantes.
 WASHINGTON.- Las elecciones federales intermedias del martes 4 en Estados Unidos podrían ser el mayor fracaso político del presidente Barack Obama, quien lejos de ser un baluarte, según las encuestas es un obstáculo­ para los intereses electorales de su partido, el Demócrata.

 En juego están las 435 curules de la Cámara de Representantes, 36 de las 100 de la Cámara de Senadores de los Estados Unidos y 36 de los 50 gobiernos estatales.
 Las elecciones senatoriales son las más importantes, pues de cinco escaños podría depender el balance político en Washington. Las encuestas vaticinan que por los anticuerpos políticos generados por Obama, los demócratas podrían perder ante los republicanos el control y dominio del Senado federal.
 “Los republicanos inician la última semana de campaña de las elecciones de medio periodo, dueños de un mayor margen de apoyo que los demócratas gracias a la insatisfacción del electorado con el presidente Obama”, sentenció el 29 de octubre la encuesta conjunta del diario The Washington Post y la televisora ABC.
 A Obama –quien está a la mitad de su segundo y último periodo presidencial– las encuestas y los analistas políticos lo consideran “la clave” de los republicanos en sus posibilidades de recuperar el control en el Senado.
 La insatisfacción del electorado estadunidense con Obama no sólo se palpa entre los electores, es un hecho incluso entre los candidatos demócratas, algunos de los cuales le han pedido al presidente que se abstenga de aparecer con ellos en los actos de proselitismo.
 Por ejemplo en Arkansas, donde tendrá lugar la elección senatorial más cerrada, Mark Pryor, senador demócrata en busca de la reelección y quien enfrenta al republicano Tom Cotton, no ha querido que Obama lo acompañe en sus actos de campaña.
 En Kentucky –donde el senador Mitch McConnell, líder de la minoría republicana, corre peligro de perder su curul ante la candidata demócrata, Alison Lundergan– la dirigencia del Partido Demócrata le pidió a Obama quedarse en Washington para no echar a perder las posibilidades de asestar a los republicanos la que podría ser su peor derrota en comicios intermedios.
 “Las políticas del presidente Obama siguen siendo muy populares en otros estados, donde los gobernadores las han implementado porque son muy populares entre los electores”, declaró el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, el pasado 29 de octubre, cuando se le cuestiono sobre la posición de los candidatos demócratas al Senado en Arkansas y Kentucky.
 De los 100 senadores, 53 son demócratas y 45 republicanos. Los dos restantes son independientes –Bernard Sanders, por Vermont, y Angus King, por Maine– y suelen votar unidos al bloque demócrata. Los republicanos sólo necesitan seis lugares más para tener la mayoría.
 De las 36 curules que están en juego este martes 4, 15 pertenecen a los republicanos y 21 a los demócratas. Pero de las 21 demócratas, siete enfrentan una fuerte amenaza republicana y podrían ser la moneda de cambio a favor de la actual minoría dirigida por McConnell: Alaska, Arkansas, Colorado, Iowa, Louisiana, Nueva Hampshire y Carolina del Norte, según los pronósticos de mas de seis encuestas recientes. No obstante y de acuerdo también con el resultado de los sondeos recientes, tres curules actualmente en poder de los republicanos –Georgia, Kansas y Kentucky– podrían pasar a control demócrata.
 Recuento de fallas
 Obama quien hace seis años, primero, y luego hace dos ganó de manera contundente su elección y su reelección, ahora es un lastre para los demócratas y para los objetivos del partido que por lo menos quiere mantener la mayoría en el Senado.
 Haciendo un resumen de las razones que ofrecen las decenas de encuestas recientes sobre estas elecciones intermedias, el electorado considera que la situación económica de Estados Unidos está muy mal porque Obama no ha sabido manejarla. Lo tildan de irresponsable, laxo en su personalidad, pues no sale de la Casa Blanca para ir al Congreso a debatir y cabildear sus propuestas políticas.
 Por otro lado, Obama incumplió un sinnúmero de promesas de campaña: Reformar las leyes de inmigración, cambiar las leyes federales sobre venta y portación de armas de fuego, limitar más el financiamiento privado a las campañas proselitistas, modificar los estatutos para las emisiones de contaminantes de fábricas y automóviles y hasta en lo referente al aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, entre otras.
 Con estos antecedentes y una aprobación entre el electorado de 42% y una desaprobación de 53%, según el último sondeo de Gallup dado a conocer el pasado 26 de octubre, los republicanos han sacado de Obama el mejor de los provechos electorales.
 En las últimas semanas, los 236 candidatos republicanos a la Cámara de Representantes, los 36 al Senado y los 36 a las gubernaturas han descalificado a Obama en el manejo de la crisis reciente por la presunta epidemia de ébola en Estados Unidos. Lo mismo hacen con el manejo de la supuesta guerra internacional contra el Estado Islámico en Siria e Irak, amén de que en materia económica y en política social lo responsabilizan de todos los males que aquejan al país.
 Lo grave para los demócratas es que a los republicanos les está dando muy buenos resultados la campaña consistente en responsabilizar al primer presidente negro del país de todos los problemas nacionales e internacionales, como reflejan los sondeos.
 En la Cámara de Representantes los republicanos son dueños de 233 de las 435 curules; los demócratas tienen 199 y hay tres vacantes. Los demócratas necesitarían ganar este martes 34 puestos para tener la mayoría.
 Las encuestas apuntan a que la aspiración demócrata es casi inalcanzable pues, de las 233 curules de los republicanos, sólo cinco podrían estar en peligro; esto sin tomar en cuenta que las tres vacantes –conforme las tendencias electorales– caerían en manos republicanas.
 La cifras promedio de las últimas encuestas de nueve medios estadunidenses indican que 50% del electorado considera que los republicanos mantendrán la mayoría en la Cámara de Representantes, y 44% cree que la ganarían los demócratas. Gracias también a Obama, como lo subraya el reciente sondeo del Washington Post y la ABC, las elecciones de este martes 4 “tendrán menos afluencia que las de 2010 e incluso que las de 2006”.
 Incluso con pocos votantes, los comicios de este martes 4, según la encuesta de Político –unos de los periódicos electrónicos más influyentes en Estados Unidos–, “serán los más cerrados de los últimos 10 años para definir la composición de la mayoría representativa en el Senado”.
 Con un margen de dos a uno, el sondeo de Político sostiene que los republicanos recuperarán la mayoría en el Senado. The Washington Post y ABC recogieron en su encuesta que 46% del electorado sostiene que la mayoría del Senado será republicana, frente a 33% que opina lo contrario.
 Esta misma búsqueda de la opinión electoral encontró que 33% de los entrevistados piensa que será bueno para el país el control republicano del Senado. 24% consideró que no le conviene a la nación.
 Con un margen de error de más-menos 3.5 puntos porcentuales, la encuesta del Washington Post y de ABC señala que en los siete estados con la contienda senatorial mas reñida, 57% de los electores votará por los republicanos y 39% por los demócratas.
 El sondeo de la cadena de televisión Fox, que se dio a conocer también el pasado 29 de octubre, agregó un tono de mayor expectativa a las elecciones por el Senado: Con un margen de error de más-menos tres puntos porcentuales, la televisora –la cual entrevistó a mil 200 electores en distintos estados– registró que 51% de éstos vaticina que la mayoría en el Senado será republicana; 49% opina que se mantendrá en las huestes de los demócratas.
 El mismo día el Centro Pew hizo pública su más reciente encuesta sobre los votantes hispanos en estas elecciones intermedias. Pese a que el votante hispano está decepcionado, sostiene, de Obama y los demócratas –por sus promesas incumplidas sobre reforma migratoria–, los siguen prefiriendo.
 La encuesta del Centro Pew llevada a cabo entre mil 520 hispano-estadunidenses –733 de ellos, votantes ya registrados en el padrón– dice que 57% favorece a los candidatos demócratas y 28% a los republicanos. Lo significativo de esta nueva investigación del Centro Pew es que en 2010, 65% de los electores hispanos o latinos favorecía a los demócratas y sólo 22% a los republicanos.
 El espectro más claro respecto a estas elecciones es que Obama será el villano de la película si los demócratas pierden la representación mayoritaria del Senado.
 La encuesta del Washington Post y ABC –llevada a cabo del 23 al 26 del pasado octubre entre mil 204 votantes registrados en el padrón– subrayó que 51% de éstos descalifica al trabajo de Obama, frente a 43% que lo aprueba.
 Como para acallar al hecho de que Obama es un obstáculo para los candidatos demócratas, la semana pasada la Casa Blanca anunció que el presidente haría proselitismo: el sábado 1 en Detroit, Michigan, y el domingo 2 en Filadelfia, Pensilvania, dos estados sin riesgo de terminar en poder de los republicanos.
 De ser ciertos los vaticinios, Obama tendría que pasar los últimos dos años de su mandato luchando a contracorriente. Gobernaría con una Cámara de Representantes y un Senado dominados por los republicanos, lo cual significaría que todos sus proyectos de ley estarían destinados al fracaso, algo que ya le ocurrió incluso con un Senado de mayoría demócrata.
 De darse este martes 4, la victoria republicana podría incluso acabar de ensombrecer y anular a Obama como factor de influencia electoral en Estados Unidos, pues al quedar matriculado como el lastre político de los demócratas, quien vaya a ser el candidato presidencial de su partido para 2016 estaría en la obligación de emular a los actuales aspirantes al Senado: Deslindarse de las políticas del primer jefe del Ejecutivo de raza negra.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…